Una desigual batalla, como aconteció en el pasaje bíblico, David vs Goliat, el video -Crush- muestra como una aplanadora pone a prueba la resistencia de unas pequeñas pelotas de golf, da cuenta de la capacidad de resistencia que tienen las bolas de golf, pese a los daños, estas pequeñas no son del todo destruídas.

Lo cierto es que detrás de una simple bola de golf hay toda una obra de ingeniería, ya que no sólo están diseñadas para mantenerse por más tiempo en el aire y cubrir una mayor distancia al ser lanzadas, sino que también están hechas para resistir los golpes.

Sólo imaginemos la siguiente proporción: en una esquina tenemos a un peleador de peso “minimosca” con aproximadamente 46 gramos; resistente, elástico, con un cuerpo formado por resinas como el Surlyn y por un fuerte polímero como el poliuretano. En la esquina contraria un inconmovible peso completo, una pesada máquina que consta de un tractor y de un cilindro delantero que funciona a modo de rueda; un destructor de entre 12 y 14 toneladas con un tambor frontal que al menos pesa 7.

r3