ARKANSAS, ESTADOS UNIDOS.- A veces se dice por ahí, que los viejos tiempos eran mejores. Nunca quedó esto mejor aplicado, que en el caso del puente Broadway, ubicado en Little Rock, Arkansas el cual sencillamente se negó a ser demolido, ante la sorpresa del equipo de especialistas, que colocó y detonó los explosivos con que se pensaba darle fin.

Como se puede ver en el video, la plataforma del puente y los arcos de la estructura se mantuvieron en su puesto tras la explosión. Testigos afirmaron que esta edificación, llevada a cabo hace 93 años, “pudo haber durado otros 100 años más”.

jcrh