MOSCÚ, RUSIA.- Europa y Moscú han experimentado inusuales temperaturas bajas, las cuales han llegado a niveles históricos. Después de un siglo el termómetro apuntó los 30 grados bajo cero en la capital rusa; siendo en 1891 la última vez en que el frío llegó a ese nivel.

Con esto como antecedente, un ciudadano ruso, realizó un experimento y compartió el video en redes sociales.

Este personaje, puso a hervir agua y acto siguiente lo lanza al aire justo cuanto el termómetro marca -27º centígrados. ¿El resultado? es por demás, pues el agua se congeló y voló por el aire como si se tratara de nieve.