La fiebre de los drones no ha hecho más que empezar. Estamos viendo cómo desde hace un par de años el mundo de la tecnología se ha volcado por alzar el vuelo. Lo que empezó siendo un recurso militar, busca dar el salto al servicio de mensajería, con Google y Amazon a la cabeza.

Pero algo que puede parecer tan inalcanzable se ha vuelto un fenómeno de masas al llegar a las tiendas de todo el mundo. En sus comienzos daba la impresión de ser un mero pasatiempo, pero se ha convertido en una competición por ver quién es el más rápido.

Las carreras de drones, abanderadas por Drone Racing League, se dejaron ver a principios de año en el CES 2016 de Las Vegas. Semanas más tarde, el Estadio Sun Life de Miami servía de circuito para los primeros participantes de un tipo de competición llamado a marcar una época.

Este deporte, si es que ya podríamos considerarlo como tal, es la unión perfecta entre dos mundos, el físico con el virtual. Y es que parece casualidad que justo cuando los drones comienzan a llegar al público se empieza el desarrollo serio de la realidad virtual.

r3