Esta perrita no le teme a las alturas y se avienta al mar con la misma tenacidad que un clavadista de la quebrada de Acapulco.

 

aegm.