MÉXICO.-  La mañana del 9 de diciembre de 2012, se informaba que el avión en el que viajaba la “Diva de la Banda” y su equipo, se había estrellado en la Sierra Madre Oriental en el municipio de Iturbide en Nuevo León y que no había sobrevivientes.

Esa fue la fecha, que virtualmente cimbró al mundo del espectáculo tanto en México como en el Mundo… Jenni Rivera había perdido la vida, cuando regresaba de un concierto en la Arena Monterrey.

De acuerdo con informes de la Dirección General de Aeronáutica Civil, no fue posible en su momento determinar plenamente las causas que causaron el percance, debido al alto grado de destrucción que presentaba la aeronave.

Por otro lado, el Informe Técnico de la Comisión Investigadora y Dictaminadora de Accidentes de Aviación, la instancia de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) aseguró que ese accidente fue producto de una secuencia de hechos que incluyeron:

Se trató de una aeronave con más de 43 años de antigüedad operada por pilotos en los extremos de la curva de la vida, uno de 78 y otro de 21 años de edad, además, el operador del avión accidentado en el rancho “El Tejocote” , municipio de Iturbide, Nuevo León, no cumplió la normatividad, aunado a que no se ajustó a los procedimientos en la expedición de la licencia.

En julio de este año, la jueza Holly Kendig, del Tribunal Superior de Los Ángeles, ordenó a la compañía Starwood Management LLC, firma propietaria de la aeronave, indemnizar a los familiares de cuatro colaboradores de la cantante que perdieron la vida en el accidente ocurrido en México y en el que además fallecieron los dos pilotos, según confirmaron los abogados de los querellantes.

El monto será distribuido entre los familiares del abogado Mario Macías, el publicista de la cantante Arturo Rivera, el maquillador Jacobo Yebale y el estilista Jorge Armando Sánchez. Tal como señaló el abogado Vance Owen, la sentencia llega al cabo de más de tres años desde que fuera interpuesta y luego de que los acusados no se presentaran en casi todo el proceso judicial.

Jenni, vendió en vida más de un millón de discos, y uno más después de muerta, lo que la convierte como una de las intérpretes de banda sinaloense más importantes de la historia.

con información de agencias y Excélsior

jcrh