PEKÍN, CHINA.-  Este sábado, el yuan chino, pasó a formar parte de la canasta de monedas de reserva del Fondo Monetario Internacional (FMI). Esto marca un hito para la campaña de Pekín por reconocimiento como potencia económica global.

El yuan se une así al dólar, al euro, al yen y a la libra esterlina en la canasta de Derechos Especiales de Giro (SDR) del FMI, que determina las divisas que pueden recibir los países como parte de los créditos del fondo, y el evento marca la primera vez que se suma una moneda nueva desde el lanzamiento del euro en 1999.

Además, el FMI integra al yuan -también conocido como renminbi, o “la moneda del pueblo”- el mismo día que el Partido Comunista conmemora la fundación de la República Popular de China, en 1949.

China usará esta oportunidad para profundizar aún más las reformas económicas y abrir el sector para promover el crecimiento global.

Por otro lado, no se prevé que la medida en sí impacte a los mercados financieros, dado que fue anunciada el año pasado, pero pondrá la a menudo opaca política económica y cambiaria de China más en el centro de la atención internacional en la medida en que bancos centrales sumen activos en yuanes a sus reservas oficiales.

Detractores de la inclusión del yuan en la canasta de SDR argumentan que la decisión es mayormente simbólica y que la moneda no cumple completamente con los criterios de divisas de reserva del FMI, y que tampoco tiene un uso extendido en el comercio ni en los mercados financieros.

jcrh