CIUDAD DE MÉXICO.- Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), sorprendió al país al revelar que sin importar el discurso del Gobierno federal y el mensaje de año nuevo del Presidente, el incremento de hasta 24% a las gasolinas sí forma parte de la reformas estructurales y del proyecto energético presentado por Enrique Peña Nieto.

No obstante, durante su participación en el Seminario de Perspectivas Económicas 2017, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), enfatizó que el aumento de los precios de los combustibles es una medida positiva.

Sobre el precio de la gasolina, a mí me gustaría simplemente reiterar que el Banco de México, y yo en lo particular, lo vemos como una medida adecuada, que es parte de las reformas estructurales. Cuando el precio (de las gasolinas) se desalinea, se vuelve inevitable su ajuste y cuando se da ese ajuste se genera mucha volatilidad”, afirmó.

Con lo anterior, Carstens reivindicó el aumento de los precios de las gasolinas como un efecto directo de las reformas, que anunciaban desde años su liberalización, y no sólo como consecuencia del aumento internacional del petróleo.

De acuerdo con estimaciones del Banxico, el aumento al precio de las gasolinas, si se espera que llegue a general presiones sobre la inflación a lo largo del año.

Sin embargo, hacia finales de 2017 los precios podrían mostrar una mejora, siempre y cuando las expectativas de inflación se mantengan bajo control.

Por otro lado, Carstens añadió que el banco central no elevará tasas para contener choques en la oferta si no que buscará que en el largo plazo que los precios mantengan una trayectoria controlada.

Asimismo, aseguró que el impacto del gasolinazo debería ser temporal en la inflación y su efecto se disipará conforme pasen los meses.

jcrh