CALIFORNIA, ESTADOS UNIDOS.- Olviden a los autos a gasolina y a los impulsados por energía eléctrica… el futuro pertenece a los vehículos propulsados con hidrógeno. Con esto en mente, Toyota busca tomar por asalto este mercado gracias a su modelo Mirai.

Este auto, ya se encuentra circulando en las calles de Japón y en algunas naciones de Europa. En Estados Unidos, recientemente fue llevado a California a fin de someterlo a pruebas de desempeño. Al mismo tiempo, Toyota espera que la nación de las barras y las estrellas, sirva como plataforma para conquistar nuevos mercados.

Claro que vale la pena señalar, que debido a su tecnología, el Mirai puede que no llegue en un buen momento al mercado. Y es que existen dos factores clave: necesita de una red de estaciones de recarga, mientras que su precio, ciertamente no le hará llegar a las grandes masas: un millón 485 mil pesos, por la edición 2017.

El Morai, cuenta con un sistema oxígeno del aire e hidrógeno de dos depósitos cuya capacidad es de cinco kilos.

Cuando el oxígeno llega a la pila de combustible, ubicada en la parte inferior del carro, y se combina con el hidrógeno produce energía para alimentar un motor eléctrico. Por el tubo de escape sólo sale agua, por lo cual no genera emisiones contaminantes.

Debido a que la infraestructura para recargas de hidrógeno no es común, el automóvil sólo puede funcionar a medida que se construyan éstas, por lo cual el Mirai va a paso lento. California es el mercado donde más recientemente entró este vehículo, en estrategia con colaboración con el gobierno local.

California aprobó más de 200 millones en presupuesto para construir o actualizar más de 100 estaciones para 2024. Estos fondos, combinados con inversión privada de los operadores y un programa realizado por Toyota, es lo que está permitiendo desarrollar la infraestructura necesaria”, precisó la compañía.

En este estado, las estaciones son operadas por compañías (FirstElement Fuels, Air Liquide, Linde, entre otras), con una estrategia similar a las gasolineras. Además, debido a las políticas ambientales estadounidenses hay subsidios al costo directo para el consumidor, que descuentan 8 mil dólares a partir del crédito federal y otros 5 mil dólares otorgados por el gobierno californiano.

El modelo 2016 se vendió en Estados Unidos en 56 mil dólares y si se le restan estos beneficios queda en 43 mil dólares (unos 860 mil pesos).

A partir de este modelo se está buscando expandirse a otros lugares en Estados Unidos, y el plan es que en los próximos 10 años se llegue a Nueva Jersey, Nueva York, Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

jcrh