CIUDAD DE MÉXICO,- En el país sólo 4.0 por ciento de las pequeñas y medianas empresas cuentan con algún tipo de seguro, a pesar de que un producto de esta naturaleza podría protegerlo contra datos generados por las manifestaciones que se viven en el país, afirmó Mapfre.

La aseguradora precisó que en la Ciudad de México, el promedio de pérdidas por horas pagadas y no trabajadas en una marcha es de 23 millones de pesos, y desafortunadamente son experiencias que no pueden ser controladas por los establecimientos.

En un comunicado, recordó que en septiembre de 2013 se registró nuevamente un plantón relevante en el Zócalo de la Ciudad de México por parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) durante 18 días.

El sector restaurantero perdía 20 millones de pesos al día, acumulando un total de 300 millones de pesos; en ese mismo año se registró una pérdida de dos mil 974 millones 929 mil pesos, en total, considerando vandalismo, horas hombre pagadas y no ocupadas, ventas no realizadas y plantones.

Para 2014, la cifra final fue de mil 949 millones 511 mil pesos y de acuerdo con datos de la Cámara Nacional de Comercio, el promedio de pérdidas por horas pagadas y no trabajadas en una megamarcha de la Ciudad de México es de 23 millones de pesos; por cierre de negocios 17 millones, y por vandalismo tres millones de pesos.

Ante ese escenario, Mapfre anunció el producto SeguPyME, orientado a pequeñas y medianas empresas de comercio y servicios que los protege ante eventualidades que perjudiquen sus negocios, al enfrentar situaciones como huelgas y alborotos populares, amparando los daños materiales directos a bienes cubiertos dentro de la póliza.

Dicho seguro funciona tanto para bienes inmuebles como para los activos fijos incluidos, los cuales se indemnizan a valor de reposición, mientras que la mercancía y materias primas son respaldadas a valor real.

De igual forma, SeguPyME ofrece cobertura contra incendios, explosiones y terremotos, entre otros desastres naturales o provocados que puedan afectar la continuidad de los negocios.

La prima anual del seguro es de unos cinco mil pesos e integra asesoría legal, contable, fiscal, servicios de informática vía telefónica, así como asistencia de plomería, cerrajería y soporte de un electricista; todo ello con el objetivo de reducir al máximo el impacto que puede provocar una manifestación.

r3