SEÚL, COREA DEL SUR.- Como resultado de la retirada del mercado de su teléfono Galaxy Note 7, Samsung Electronics, espera una pérdida de alrededor de 3 mil millones de dólares en los próximos seis meses.

En el desglose se las cifras y por medio de un comunicado, la empresa surcoreana, indica que el impacto será de unos 2.5 billones de wones (dos mil 200 millones de dólares) para el cuarto trimestre de 2016 (octubre-diciembre).

Para el trimestre de enero a marzo de 2017, pronostica pérdidas de un billón de wones (880 millones de dólares).

El anuncio se produce cuando numerosos habitantes de Seúl continuaban devolviendo su Note 7, cuya producción fue frenada el martes, dos meses después de su lanzamiento, por defectos que pueden provocar la explosión del aparato.

Samsung ratificó el fracaso completo de este producto al pedir a los millones de personas que lo habían comprado en todo el mundo que lo apagaran como medida de seguridad.

Para compensar la pérdida de ingresos, Samsung dijo que ampliará las ventas de dispositivos móviles como el Galaxy S7 y el S7 Edge, y realizará “cambios significativos” en sus procesos para asegurar la calidad a fin de mejorar la seguridad de sus productos.

Samsung Electronics, el mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes, anunció el martes que va a cesar la producción de su móvil insignia Galaxy Note 7, además de poner fin a las ventas del mismo en todo el mundo.

jcrh