WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS.- Para el Banco Mundial, la reducción de la pobreza en América Latina y el Caribe se ha ralentizado desde 2012, por lo que le región sigue estando rezagada en cuanto al acceso de grupos vulnerables como los niños a servicios básicos.

Entre 2000 y 2014, la pobreza extrema (personas que viven con menos de 2.5 dólares al día) se redujo de 25.5 por ciento a 10.8 por ciento, pero desde 2012 el ritmo de esa reducción ha sido mucho más bajo debido a la desaceleración económica, señaló el organismo.

Además, la desigualdad descendió de manera marginal y sigue siendo elevada. De hecho, América Latina es una de las regiones con mayor desigualdad en el mundo.

Según el informe, la región avanzó entre 2000 y 2014 en la matrícula escolar y los servicios de electricidad al hacerlos casi universales, sin embargo, aún está rezagada en el acceso a servicios básicos como saneamiento y agua corriente, lo cual afecta el desarrollo de los niños.

El “Índice de Oportunidades Humanas (IOH) 2016: En búsqueda de oportunidades para todos” mide qué tan equitativamente los niños menores de 17 años tienen acceso a servicios necesarios como educación, agua y saneamiento, electricidad e internet.

Según el reporte, el acceso a internet, al igual que a agua potable y saneamiento en la vivienda, son los más bajos y más desigualmente distribuidos en Latinoamérica, con importantes variaciones entre y dentro de los países. Por ejemplo, Argentina y Uruguay tienen el IOH más alto para agua y saneamiento, de 96.6 y 98.3, respectivamente, mientras que El Salvador tiene el más bajo de la región con 16.4.

jcrh