MÉXICO.- A partir de enero de 2017, los precios de las gasolinas y el diesel en México, habrán de experimentar una liberalización. De acuerdo con la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), éstos tendrían que ser más competitivos, dependiendo de los siguientes factores:

1. Refinación nacional e importación. De acuerdo con el ente regulador, las refinerías de Pemex tienen una baja utilización, por lo que es necesario contar con más fuentes de abastecimiento.

2. La disponibilidad o escasez de transporte, almacenamiento y distribución. La Cofece consideró fundamental garantizar el acceso efectivo a la infraestructura de transporte y al almacenamiento existente, actualmente operada por Pemex.

3. Distribución de mercados al mayoreo. Se debe conformar un mercado de mayoreo y distribución dinámico y competido. La regulación de los precios de venta de primera mano no debe generar distorsiones que impidan o inhiban la formación de este mercado.

4. Condiciones de competencia. El número de agentes económicos que participen en el mercado de venta al público a través de estaciones de servicio, así como la presión competitiva que ejercen entre sí, influirá en los márgenes de ganancia que obtendrán las estaciones de servicio en cada zona o región y esto, a su vez, sobre los precios finales de venta al público.

Debido a que la liberalización de los precios de los combustibles será realizada por regiones, la Cofece alerta que es posible que surjan arbitrajes derivados de la asimetría que podría existir entre los precios ofrecidos en las zonas liberadas frente a los establecidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en las que permanezcan regulados.

Cabe recordar que Hacienda fijó este año los precios máximos para los litros de las gasolinas tipo Magna y Premium, asi como el diésel, los cuales cerrarán el año en 13.98, 14.81 y 14.63 pesos, respectivamente.

con información de agencias y Expansión

jcrh