WASHINGTON,-  Mientras los economistas prevén un alza de tasas de la Fed en diciembre, se dice que Estados Unidos le hará frente a dos escenarios: el próximo presidente enfrentará una recesión mientras está en la Casa Blanca o bien llegará una expansión económica más larga de su historia.

El escenario más probable es la recesión y los economistas consultados en sondeo por The Wall Street Journal consideran existe una probabilidad de 60% de que la economía estadounidense entre en recesión en los próximos cuatro años. Eso se trata de una evaluación de que el próximo presidente de EE.UU. causará una recesión. Más bien es un reconocimiento de que en toda su historia, la economía estadounidense nunca ha crecido durante más de una década sin caer en recesión.

En el transcurso de los próximos cuatro años, algún factor, ya sea el agotamiento del ciclo económico, un error de política de la Reserva Federal o algún golpe externo podría sacar a la economía de su curso. “No creemos que las expansiones mueran de ‘vejez’ pero hay más probabilidad de que un choque golpee la economía de EE.UU. en el horizonte”, dijo Lewis Alexander, economista jefe para EE.UU. del banco de inversión Nomura.

La expansión actual arrancó en junio de 2009 y acumula 88 meses, lo que la convierte en el cuarto período de crecimiento más prolongado desde 1854, cuando se empezaron a tener registros.

Los economistas ven una probabilidad de 20% de que el país entre en recesión en el próximo año, y el porcentaje aumenta a medida que la ventana de tiempo crece. A la pregunta de que señalaran riesgos específicos, varios citaron la posibilidad de que se produzca una desaceleración de la economía mundial, algo que escaparía al control del próximo presidente de EE.UU.

Cabe aclarar que la prolongación de una expansión tiene poca relación con su fortaleza. La economía estadounidense ha crecido a una tasa anual de 2,1% desde 2009, lo que supone el ritmo más lento desde la Segunda Guerra Mundial.

Pese a todo, pocos economistas creen que hay garantías absolutas de que la economía entrará en recesión en los próximos cuatro años. Una cuarta parte de los economistas pone las probabilidades por debajo de 50%.

Es precisamente debido a que la economía ha crecido lentamente que algunos piensan que la recuperación podría durar mucho tiempo. “Un ritmo lento y constante deja combustible suficiente para mantener el motor andando ”, dijo Russell Price, economista de Ameriprise Financial.

wsj/r3