ESTADOS UNIDOS.- Primero fueron General Motors y Ford Motors Company… las armadoras fueron amenazadas por el presidente electo de Estados Unidos, por sus proyectos de inversión en México.

Ahora el también magnate, enfoca sus baterías a la japonesa Toyota, luego de dar a conocer que no tiene intención de suspender su producción de autos en México, los cuales están destinado al mercado de Estados Unidos. Igualmente, le recriminó su proyecto de construir una nueva planta en tierra azteca, destinada a producir automóviles para el mercado estadounidense.

“¡De ninguna forma! Construyan una planta en Estados Unidos o paguen una pesada tasa de frontera”, expresó Trump en la red Twitter. Anteriormente, había formulado amenaza parecida a General Motors.

jcrh