OSLO.-  El problema de la contaminación ambiental sin duda es motivo de preocupación en los gobiernos del viejo continente y una muestra del hecho es que Noruega tiene 100.000 vehículos eléctricos que evitarán  emitir cerca de 200.000 toneladas de  CO2 al año, indicó la asociación noruega para los coches eléctricos, que aspira a multiplicar por cuatro esa cifra en 2020.

Gracias a las medidas públicas para incitar a comprar coches de este tipo (como exenciones de impuestos o peajes y estacionamiento gratuitos), Noruega es un país pionero en coches eléctricos, que ya representan más del 20% de las nuevas matriculaciones.

Según Transport & Environment, un lobby europeo del transporte sostenible, Noruega tenía en 2015 la cuarta flota de coches eléctricos en el mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Japón.

afp/r3