TOKIO, JAPÓN.- Sin dejar que las políticas proteccionistas del presidente electo Donald Trump, le afecten la armadora japonesa Mazda reitera su confianza en México, defendiendo la importancia de las operaciones que tiene en el país.

Queremos que (nuestra planta en México) sea una base estratégica extremadamente importante”, dijo Masamichi Kogai, consejero delegado de Mazda Motor en declaraciones al diario Mainichi.

Kogai se expresó así al ser preguntado en un evento de la empresa, en Hiroshima, sobre la perspectiva de estas operaciones ante el proteccionismo que defiende el futuro inquilino de la Casa Blanca.

Mazda comenzó en 2014 a producir en su planta de Salamanca, Guanajuato y a emplearla como una base clave para exportar a otros países de la región.

Sin embargo, al igual que les sucede a otros fabricantes con presencia en México, su estrategia exportadora se ve ahora amenazada por las promesas de Trump, que ha dicho que renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado entre EEUU, México y Canadá para la eliminación de aranceles.

El CEO de Mazda consideró que el NAFTA debería mantenerse para el beneficio de toda la industria automovilística y dijo que vigilará “de cerca las políticas del próximo presidente (de Estados Unidos)”.

Las palabras de Kogai llegan después de que la estadunidense Ford anunciará esta semana que cancelará una inversión de mil 600 millones de dólares para una nueva planta en México para inyectar una cantidad similar en operaciones domésticas.

La decisión se anunció después de que Donald Trump, que ocupara la presidencia a partir del próximo 20 de enero, amenazara a la también estadounidense General Motors con imponerle aranceles por vender en EEUU unidades fabricadas en sus plantas mexicanas.

jcrh