CIUDAD DE MÉXICO,- Existe una marca preocupación del Banco de México en torno a la inversión en deuda soberana, el costo de asegurarse contra un impago es el más alto entre países con la misma calificación crediticia.

El diferencial de tasas entre los bonos a 10 años de México y Estados Unidos alcanzó a finales del mes pasado un máximo desde 2011, de 4.58 puntos porcentuales, de acuerdo con información de Bloomberg. En las minutas de su última reunión de política monetaria, el banco central expresó que el “debilitamiento de las finanzas públicas” ha provocado que el mercado presione al alza las primas de riesgo, incluso por arriba de otros países con igual calificación soberana.

“Se han observado persistentes y elevados requerimientos financieros del sector público y un acelerado crecimiento de la razón deuda pública a PIB en los últimos años. La mayoría (de los miembros de la junta) subrayó que, como consecuencia de lo anterior, ciertos indicadores de primas de riesgo se han estado incrementando”, se lee en las minutas. “Uno señaló que estos incluso se sitúan por encima de los de otras economías con igual calificación crediticia”.

En cuanto al diferencial en las tasas de referencia de ambos bancos centrales, este alcanza un rango de entre 425 y 450 puntos base, el mayor desde junio de 2009. “(El Banco de México) se mantendrá vigilante de la posición monetaria relativa entre México Estados Unidos”, detalla el documento.

Desde mediados del 2009, no se veía una tasa de referencia en 4.75 por ciento como la establecida actualmente por Banxico, mientras que en aquel entonces, el rango de la tasa objetivo de la Fed se encontraba entre 0.0 y 0.25 por ciento, un mínimo histórico en respuesta a la grave crisis inmobiliaria de finales de 2008.

El costo de asegurarse contra un impago de la deuda mexicana, a través de Credit Default Swaps (CDS), es el más alto entre países con calificaciones similares a las de México.

Al considerar naciones que comparten la nota en al menos una de las calificadoras, México aparece con el costo más alto en los instrumentos a cinco años, con un spread de 147.62 puntos. Dicha cifra significa que el costo de asegurar un millón de dólares en bonos mexicanos es de 14 mil 762 dólares.

Italia, Malasia y Tailandia, que comparten calificaciones crediticias con México con Fitch y Moody’s, cuentan con spreads de 144.27, 124.68 y 107.67 puntos, respectivamente. En tanto, Polonia, España e Irlanda, que coinciden con la nota mexicana de S&P tienen spreads de menos de 80 puntos.

Las principales fuentes de preocupación en las minutas del Banco de México fueron el deterioro en el balance de riesgos sobre el crecimiento económico, un mayor debilitamiento de la moneda y la posibilidad de que ello se traslade a la inflación, destacaron analistas de diversos grupos financieros.

“Por primera vez, la mayoría de los miembros de la junta reconoció que no sólo los factores externos (es decir, las elecciones en Estados Unidos, el Brexit, la normalización en la Fed, etc.) han estado conduciendo a una depreciación de la moneda, sino también factores internos, en particular el deterioro de las cuentas fiscales”, comentó Gabriel Lozano, economista en jefe para México de JPMorgan. “Si bien el presupuesto anunciado fue bien recibido por la junta, se tornaron cautelosos y expresaron la necesidad de ver una correcta implementación”.

La falta de claridad en los planes de Pemex también fueron una fuente de incertidumbre para los miembros de la junta.

“El deterioro de las finanzas públicas, el aumento del déficit de la cuenta corriente y la falta de un plan transparente de Pemex apoyan la preocupación de los inversores internacionales”, comentó Joan Enric Domene, economista de Invex.

r3