JAPÓN,-  Los procesos de automatización hace poco solía centrarse en segmentos industriales o empresariales. La introducción de las máquinas ha servido para modificar la fase de producción. Y la idea es que arriba del cincuenta por ciento de los trabajos en el país puedan ser realizados por inteligencia artificial en 2035.

Ahora Japón llevará sus primeras experiencias donde la inteligencia artificial hará trabajos no manuales reemplazando a trabajadores de oficina. Es la empresa de seguros Fukoku Mutual Life Insurance, a partir de este mes comenzará a implementar una plataforma de inteligencia artificial con la que buscará sustituir a 34 de sus empleados administrativos.

Con esta medida, la firma aspira a incrementar su productividad en un 30% y a recuperar su inversión en menos de dos años.

Según explicó en un comunicado, harán uso de la plataforma “IBM Watson Explorer”, gracias a la cual podrán sustituir de su puesto a los oficinistas que se dedican a escanear y leer documentación de registros hospitalarios como historiales clínicos, las lesiones en el lugar de trabajo y los procesos administrados con el fin de establecer los pagos y detectar posibles fraudes.

El sistema posee una “tecnología cognitiva que puede pensar como un ser humano”, lo que le permite “analizar e interpretar todos los datos, incluyendo textos no estructurados, imágenes, audios y vídeos”, asegura la firma tecnológica.

Mientras que el uso de la inteligencia artificial reducirá drásticamente el tiempo necesario para calcular los desembolsos de la aseguradora -que en su último año fiscal ejecutó 132.000-, las sumas no serán abonadas hasta ser aprobadas por un miembro del personal.

La empresa desembolsará 1,7 millones de dólares en la instalación del sistema, además de otros 128.000 dólares anuales en su mantenimiento, una inversión con la que espera ahorrar 1,1 millones de dólares en salarios. Por su parte, el diario nipón The Mainichi informó de que otras tres empresas de seguros del país asiático están estudiando implementar sistemas de inteligencia artificial similares para automatizar trabajos administrativos.

El rápido envejecimiento de la población en Japón -uno de sus mayores problemas en el futuro- junto con su destreza y desarrollo en el campo de las nuevas tecnologías y la robótica convierten a esta nación en un excelente campo de pruebas en el que testar estos sistemas de inteligencia artificial. No en vano, según un informe de Nomura de 2015, cerca de la mitad de todos los trabajos del país podrían ser realizados por robots en 2035.

Pero la inteligencia artificial no solo se ciñe al sector de los seguros, y pronto podría estar desempeñando su propio papel en la política del país. El próximo mes, el Ministerio de Economía, Comercio e Industria introducirá en modo de prueba un sistema de inteligencia artificial que ayude a los funcionarios a redactar las respuestas de los ministros durante las reuniones del gabinete y las sesiones parlamentarias. De esta forma, aspiran a reducir el cuantioso número de horas que los burócratas pasan preparando las respuestas de los ministros.

Si tiene éxito, la iniciativa podría ser adoptada por otros organismos gubernamentales, según la agencia Jiji. Estos avances en la automatización, de la que los trabajos administrativos habían quedado al margen hasta ahora, son un movimiento esperado. Así, el ejecutivo estadounidense ya advirtió la semana pasada de que, tan solo en EEUU, entre 2,2 y 3,1 millones de puestos de trabajo están amenazados por las tecnologías de automatización impulsadas por la inteligencia artificial.

En un documento titulado “Inteligencia artificial, automatización y la economía”, la Casa Blanca afirmaba que “en lugar de confiar en reglas diseñadas explícitamente por programadores, los programas modernos pueden aprender de patrones de cualquier información que encuentran y desarrollar sus propias reglas para saber cómo interpretar los nuevos datos. Esto significa que la inteligencia artificial puede resolver problemas y aprender con muy poca interacción humana”.

r3