CIUDAD DE MÉXICO,-  La inestabilidad política genera crisis, alza en los precios de la gasolina y que puede afectar a otros productos, se produjo la cancelación del proyecto de Ford, al hecho debemos sumar el persistente rumor sobre la Fed que puede acelerar el ritmo en el aumento de su tasa de referencia.

El dólar se cotizó a 20.90 pesos en bancos que obedece al influjo negativo del efecto “Ford-Trump”. Por tanto el peso mexicano pisa terrenos peligrosos para tener el peor desempeño en el mundo. Banco de México informó que el dólar spot cerró este miércoles en 21.5225 unidades, con lo que liga su segundo máximo histórico consecutivo.

En este día el peso perdió 47.25 centavos, semejante a 2.24 por ciento. En ventanilla de los bancos, el dólar se vende en 21.90 pesos, cifra mayor a los 21.40 del cierre de ayer reportado por Citibanamex. También es un máximo histórico del billete verde.

En solamente tres días, la moneda mexicana acumulo una depreciación de 4.28 por ciento.

En la jornada de media semana, el peso mexicano ocupó el primer lugar como la moneda de peor desempeño, de una muestra de 31 de las más importantes seguidas por Bloomberg. El segundo y el tercer lugar correspondieron para el peso argentino y el won surcoreano con caídas de 0.89 y 0.26 por ciento.

El peso siguió golpeado por la cancelación de Ford de una inversión para una planta en México, y hacia el final de la jornada la Fed dio un golpe más, ya que las minutas de su última reunión de política monetaria sugirieron mayor velocidad en el alza de tasas este año.

Ford canceló la inversión de mil 600 millones de dólares para una nueva planta en San Luis Potosí, luego de las amenazas que durante meses recibió del presidente electo. Analistas temen futuras medidas que golpeen a México por las políticas de la administración Trump.

Al efecto ‘Ford-Trump’, se le vino a sumar un contenido de las minutas de la Reserva Federal que apunta a la posibilidad de un mayor costo del dinero.

En las minutas se sostiene que en caso de aplicarse efectivamente una política económica expansionista por la nueva administración, crecería la amenaza de una mayor inflación. De ser así, crecería la necesidad de aplicar mayores tasas de interés a mayor velocidad a lo previsto.

Una mayor alza de tasas podría provocar una salida de capitales de México, lo que golpearía al peso. Del lado positivo, se colocó el comportamiento de los precios del petróleo y la toma de utilidades en el dólar en el mercado internacional.

El West Texas Intermediate sube 1.62 por ciento a 53.18 dólares por barril, mientras que el Brent aumenta 1.64 por ciento a 56.37 dólares. Por otra parte, el índice que mide el comportamiento del billete verde frente a una canasta de 19 divisas retrocede 0.44 por ciento.

r3