DETROIT, ESTADOS UNIDOS.- Sergio Marchionne, presidente del gigante automotriz Fiat Chrysler, dejó ver que podría dejar México, si en un futuro cercano, la Administración de Donald Trump, presidente de Estados Unidos,  logra imponer aranceles suficientemente altos a las importaciones desde tierras aztecas.

Es posible que si los términos económicos impuestos por la Administración de Donald Trump, en cualquier cosa que venga a Estados Unidos son suficientemente grandes, esto haría nuestra producción en México no tuviera sentido económico. Tendríamos que retirarnos”, señaló Marchionne en el marco del Autoshow en Detroit, Michigan.

“La realidad es que la industria de los autos mexicana ha sido diseñada para relacionarse y lidiar con el mercado de Estados Unidos. Si el mercado estadounidense no estuviera ahí, las razones de nuestra existencia estarían en la línea”, añadió Marchionne según recuentos de varios medios.

Desde su campaña, Trump ha prometido imponer un arancel de 35 por ciento a los autos llegados desde México, en clara violación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), un acuerdo que según él lograría renegociar, a pesar de la negativa del Gobierno de México.

Actualmente, Fiat-Chrysler produce 503 mil vehículos en México al año en dos plantas instaladas en territorio nacional y la gran mayoría de su producción está destinada para el mercado de Estados Unidos y Canadá.

Curiosamente este lunes, Trump agradeció en un mensaje en Twitter a Fiat Chrysler y a Ford Motor Co por los anuncios de la semana pasada de que harán inversiones en sus plantas en la región central estadounidense.

 

“¿Qué vamos a hacer con Trump? La respuesta es nada, porque ha sido elegido. Es el Presidente de Estados Unidos. Responderemos a cualquier medida que determina que es la política relevante para los Estados Unidos. Y nos adaptaremos. No es desmoralizador. Somos fabricantes de automóviles”.

jcrh