MÉXICO.- Tras el anuncio de Ford Motor Company de no llevar a cabo una información de 1.600 millones de dólares en Mexico, la relación de la industria automovilística con el presidente electo Donald Trump dio el martes un giro de 360 grados.

Especialistas y líderes de la manufactura en Ciudad Juárez advirtieron que la fuga de inversiones en el sector automotriz generada por la presión de Trump repercutirá en la industria maquiladora local, debido a que aquí se concentra la fabricación de autopartes para esas y otras firmas.

No es un secreto, que en la frontera el sector automotriz, acapara el 35 por ciento de trabajadores ocupados en la industria maquiladora y el 22 por ciento de las fábricas se dedican a la producción de autopartes y otros productos afines.

Mark Fields, director general de Ford, indicó el martes que esta determinación, fue tomada debido a que las fuerzas del mercado determinaron la decisión de no construir la planta en San Luis Potosí y no por presiones de Donald Trump. Lo cierto es que el presidente electo, había criticado reiteradamente ese plan, y Ford fue una de las compañías a las que amenazó con imponer un arancel de 35% a los productos que fabriquen en México y los exporten a Estados Unidos.

El presidente de Desarrollo Económico del Norte Asociación Civil (DENAC) y fabricante de herramientas automotrices en Juárez, Héctor Núñez Polanco, dijo que estas acciones forman parte de la retórica del presidente electo de Estados Unidos.

“Algunas de las cosas que ha dicho se harán realidad, pero lo que preocupa más es saber si esto será a gran escala o si sólo está tratando de mandar un mensaje al electorado”, indicó.

Señaló que como comunidad industrial, Juárez y sus empresas deben prepararse para situaciones de este tipo que se irán presentando.

México ya no debe de esperar a que las inversiones vengan y nos saquen del bache, sino que también tiene que ver qué escenarios se pueden aprovechar en este tipo de situaciones”, comentó.

Por su parte, Guillermo Gutiérrez Morquecho, exdirector de la AMAC-Index Juárez, quien también fue presidente de Relaciones Gubernamentales de Delphi para todo México, dijo que la cancelación de nuevas inversiones o reinversiones repercutirán paulatinamente en la industria juarense.

Comentó que será difícil que las empresas retiren sus operaciones ya establecidas en México en el corto plazo, debido a que han invertido mucho en sus plantas, pero adelantó que la posible fuga será de manera paulatina.

jcrh