MÉXICO.- El crecimiento de la deuda externa, según reportes de Bloomberg, ha provocado que tanto Moody’s Investors Service como S&P Global Ratings tengan perspectivas negativas en relación con la calificación soberana de México.

Reportes oficiales, indican  que el saldo en  moneda nacional de las obligaciones contratadas en moneda extranjera subieron de un billón 627 mil millones de pesos a 3 billones 401 mil millones. Esto, del cierre de noviembre de 2012 a agosto de 2016. La carga de la deuda externa de todo el sector público, hasta agosto pasado, ya representaba tres cuartas partes de todos sus ingresos programados para 2016.

Este crecimiento es fruto del alza de 43.5% en la cotización del dólar, que pasó de 13.0372 a 18.5773 pesos en los primeros 45 meses del actual Gobierno y a la contratación de nuevos pasivos en el extranjero.

La deuda en dólares creció 47% en ese periodo, alcanzando los 183 mil 68.9 millones, impulsada principalmente por Pemex. El ritmo de endeudamiento de la petrolera se aceleró a partir de la caída de los precios del crudo, que inició en junio de 2014 y se agudizó a inicios de 2015.

Paralelamente, las modificaciones a la Ley General de Deuda Pública, le permitieron autonomía para endeudarse, opción a la cual ha recurrido por la reducción de sus utilidades y flujo de caja para la operación diaria.

Al cierre del primer semestre del año en curso, último dato disponible, su deuda externa alcanzaba 77 mil 162 millones de dólares, un incremento de 28 mil 155 millones de dólares en la actual Administración, o de 57 por ciento.

con información de agencias

jcrh