MÉXICO.- Campeche, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas son cuatro estados, que han sufrido con la crisis petrolera, los recortes presupuestales de Petróleos Mexicanos (Pemex) y por supuesto el desplome de los precios del hidrocarburo.

Como consecuencia de esto, se han generado pérdida de empleos en la plataformas de exploración, misma que se extiende a otros rubros tales como comercios, hoteles, restaurantes, taxis, renta de locales, casas y edificios.

En Ciudad del Carmen, Campeche, una localidad de casi 250 mil habitantes, de donde se llegó a extraer 70% del producto nacional, hoy es un desfile de desempleados. El IMSS reporta que Campeche perdió 22 mil empleos formales entre 2015 y 2016; Ciudad Pemex, en Tabasco, construida en 1958 como punta de lanza de la actividad petrolera, luce abandonada, en espera de que lleguen las grandes empresas prometidas con la reforma energética.

En Veracruz, Poza Rica, que prometió perforar 2 mil pozos, está llena de corralones con camiones echándose a perder porque el proyecto no se concretó.

En Altamira, Tampico y Ciudad Madero, Tamaulipas, se han perdido 3 mil 500 empleos relacionados directamente con la industria. Cientos esperan afuera de la refinería una oportunidad de trabajo.

Según cifras oficiales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), relativas a la creación de puestos de trabajo hasta agosto pasado, Campeche perdió casi 22 mil empleos formales entre 2015 y 2016. El estado cayó 14.2% a tasa anual en generación de empleo, lo que la convierte en la entidad con el peor desempeño del país en ese rubro.

con información de Pemex

jcrh