NUEVA YORK,- El proyecto de Hillary Clinton comprende el aumento de impuestos a los más ricos -en teoría es óptimo-, sin embargo el incremento en ciertas industrias bien puede significar un cerro de dinero para el gobierno estimado en 1.4 billones a lo largo de una década.

Pero, la otra cara es que el aumento podrían reflejarse sobre el crecimiento económico, los salarios y la inversión, considerando dichos factores, los ingresos logrados por el plan por el plan podrían ser notablemente menores.

El grupo de análisis Tax Foundation estimó que el plan de impuestos de Clinton significaría ingresos por unos 663,000 millones a lo largo de un decenio. Gracias a una mayor carga fiscal sobre los salarios, las inversiones y algunas transacciones comerciales se prevé que bajo el plan de impuestos de Clinton la economía, después de 10 años, sería un 2.6% más pequeña de lo que debería ser.

El grupo también estima que los salarios caerían un 2.1% y que su plan podría crear 697,000 menos puestos de trabajo de los que habría en otro caso.

Entre los principales cambios que Clinton ha propuesto se encuentra la llamada “Regla Buffett”, que requeriría que las personas con ingresos brutos ajustados de más de un millón de dólares paguen una tasa mínima del 30% en impuestos sobre la renta, y una de 4% por impuestos sobre ingresos de más de cinco millones.

Ella también limitaría el número de deducciones por artículo para las personas con mayores ingresos y elevaría hasta 65% el impuesto sobre propiedades de 1,000 millones de dólares o más.

Añadiendo unas pocas nuevas reducciones de impuestos para familias de ingresos medianos o bajos, la Tax Foundation encontró que las propuestas de Clinton harían del código tributario algo más progresivo de lo que es actualmente. Existen, sin embargo, una serie de advertencias que hay que considerar al evaluar los efectos económicos del plan tributario de Clinton.

Para empezar, la Tax Foundation no fue capaz de analizar algunas de sus propuestas fiscales por falta de detalles. Además, sus estimaciones de crecimiento de ingresos no toman en cuenta cómo la economía se vería beneficiada o perjudicada por sus propuestas de gastos, como por ejemplo, el gasto en infraestructura.

Por último, la Tax Foundation usa un modelo de análisis patentado en su propio conjunto de suposiciones. La próxima semana, el grupo de análisis no partidista Tax Policy Center espera ofrecer su evaluación del plan tributario de Clinton en base a un modelo algo diferente.

La vocera de la campaña de Clinton, Julie Wood, citó a economistas liberales quienes dijeron que la Tax Foundation “depende de presunciones que no son consistentes con la evidencia económica o están fuera del pensamiento económico prevaleciente”.

También citó un reporte de Moody’s Analytics el cual señala que el plan económico más amplio de Clinton crearía 3.2 millones de empleos más que los esperados conforme las políticas actuales.

¿Y qué hay acerca de Trump?

Hace varias semanas, la Tax Foundation revisó los efectos económicos del plan de impuestos de Donald Trump y consideró que podría reducir los ingresos fiscales por 3.9 billones de dólares. Pero también estimó que la economía sería de 7% a 8% mayor después de una década de lo que sería en otro contexto, con entre 1.8 millones y 22 millones de nuevos puestos de trabajo.

Eso es debido principalmente a una menor carga tributaria sobre las inversiones en el plan de Trump.

cnnmoney/r3