INDIANÁPOLIS, ESTADOS UNIDOS.- Pese al acuerdo anunciado con el presidente electo Donald Trump para mantener mil puestos de trabajo en Indianápolis, Carrier la firma de aire acondicionado podría desafiar al mandatario y eventualmente, crear mil 300 empleos, según ha dado a conocer The Wall Street Journal.

Fuentes familiarizadas con la empresa, dicen que mantiene su intención de mover 600 empleos de su planta en Indianápolis a México y cerrar una segunda planta en Huntington, que produce controles electrónicos mudando otros 700 empleos al sur de la frontera.

El pasado mes de febrero, Carrier había anunciado que cerraría una de sus plantas, en Indianápolis, donde emplea mil 400 trabajadores, para trasladar su producción a Monterrey, en el estado mexicano de Nuevo León, a partir de 2017, con vistas a completar el proceso en 2019.

El plan de la empresa buscaba un ahorro de 65 millones de dólares en gastos, aunque estaba sujeto a negociaciones con el sindicato de trabajadores.

Carrier es propiedad del contratista de defensa United Technolgies, que tiene diversos contratos con el Departamento de Defensa por la fabricación de motores de aviones caza F-35.

De acuerdo con el WSJ, United Technologies recibió beneficios fiscales por siete millones de dólares en una década para convencerla de dejar mil empleos en el estado, luego que su decisión inicial de mudarse a México fue criticada por Trump a lo largo de su campaña presidencial.

jcrh