Dentro de la industria, Galaxy Note 7 no es el único revés que se ha sufrido aunque el caso de Samsung entra al ranking de los retiros empresariales que han sufrido daños en sus finanzas y reputación. Lo que más se recordará es el smartphone Galaxy propenso a incendiarse.

El conglomerado surcoreano liquidó toda su línea de productos y recortó 2 mil millones de dólares su proyección de ganancias para el tercer trimestre. En una escala del 1 al 10 que mide el daño a las finanzas y reputación de una empresa, el retiro de Samsung obtiene entre 4 y 7 puntos, dijo Srinivas Reddy, director del Center for Marketing Excellence de laSingapore Management University que investiga fracasos de productos y marcas.

La puntuación se debe a que los celulares explosivos —si bien no dejan de ser “una calamidad” para la empresa— no mataron a nadie, dijo Reddy. “La amenaza para Samsung reside en cuán pronto pueden volver”, dijo Reddy. “Si no vuelven pronto, queda un vacío que otros pueden llenar”.

En un mercado donde todo tipo de cosas, desde coches hasta vacas, pueden presentar defectos fatales, el fracaso del producto de Samsung está lejos de ser peor de la historia. El escándalo que estalló en 2004 por Vioxx, el medicamento de Merck & Co —que según demostraron los estudios podía aumentar la probabilidad de infartos y derrames cerebrales en algunos pacientes— fue un “desastre catastrófico” de 10 puntos en la escala de Reddy.

Los pagos por demandas e investigaciones gubernamentales ascendieron a más de 8 mil 500 millones de dólares.

Otros 5 retiros notorios son:

1. Algunas versiones del Pinto, el coche compacto de Ford Motor que llegó al mercado en 1971, venían con una falla de diseño fatal: un golpe en la parte trasera del vehículo podía causar derrames de combustible y explosiones. Ford retiró cerca de 1.5 millones de Pinto en 1978 tras una investigación del Gobierno estadounidense y acusaciones penales presentadas por el estado de Indiana. Poco después, dejó de fabricar el coche.

2. El retiro más grande en la historia de la industria automotriz aún no terminó y podría provocar una bancarrota con miles de millones de dólares en costos. Los airbags de Takata debían salvar vidas en caso de choque. En vez de eso, los productos defectuosos se transformaban en cañones mortíferos que les disparaban fragmentos de materiales a los pasajeros. Al menos 16 personas fallecieron en casos relacionados con el producto.

3. Alimentos básicos como el pollo, la carne vacuna y la mantequilla de maní fueron retirados por errores o condiciones antihigiénicas en los procesos de fabricación. Peanut usó mantequilla de maní en más de 800 productos que quedaron contaminados con salmonella en 2009. El resultado fueron nueve muertes, más de 700 casos de enfermedad y uno de los retiros más grandes en la historia de Estados Unidos. La empresa colapsó y su antiguo máximo ejecutivo fue condenado a prisión.

4. Incluso los medicamentos que se toman para aliviar el dolor han demostrado ser fatales. En 1982, Johnson & Johnson retiró cerca de 31 millones de botellas de Tylenol después de que siete personas en el área de Chicago murieron por la ingestión de cápsulas de cianuro-enriquecidas.

5. Algunos de los casos de mayor perfil involucraron a niños. Mattel retiró unos 21 millones de juguetes de fabricación china, entre ellos los basados en personajes de ‘Plaza Sésamo’ y ‘Dora la Exploradora’, después que se descubriera que contenían más 180 veces el nivel permisible de pintura de plomo. En caso de ingestión por un niño, el plomo puede causar lesiones cerebrales, problemas de aprendizaje e incluso la muerte.
bloomberg/r3