VIRGINIA, ESTADOS UNIDOS.- Donald Trump reanudó este lunes los ataques a su adversaria Hillary Clinton, quien parece haber recuperado el impulso en los sondeos a apenas cinco semanas de las elecciones presidenciales estadounidenses.

En un acto realizado este lunes ante militares en Herndon, Virginia, Trump dijo que Clinton “dejó a nuestra nación en peligro” por la forma en que manejó información clasificada cuando era secretaria de Estado.

El discurso de Trump se centró en los riesgos que enfrenta el país en materia de ciberseguridad, a los que calificó de “enormes”, y puso como ejemplo la decisión de Clinton de usar un servidor privado de correos en el sótano de su casa cuando era secretaria de Estado.

Por otro lado y en lo que puede ser considerado otro duro golpe a su campaña, el fiscal general del estado de Nueva York pidió que la Fundación Trump deje de solicitar donaciones mientras no cumpla las leyes impositivas locales.

La Fundación Trump nunca se registró en la oficina de obras caritativas y no ha presentado las declaraciones financieras anuales auditadas que se requieren, sostuvo el fiscal general, Eric Schneiderman, en una carta difundida este lunes.

Por ello, la fundación “debe cesar inmediatamente de solicitar contribuciones o de comprometerse en recaudación de fondos”. Una desobediencia “será considerada como la continuación de un fraude al pueblo del estado de Nueva York”, advirtió.

La nueva ofensiva de Trump ocurre luego de una semana extraordinariamente difícil para el candidato republicano, quien se vio envuelto en una polémica con una exMiss Universo y una enorme polémica sobre sus declaraciones de impuestos.

Durante el fin de semana, el diario New York Times reprodujo parte de una declaración de ingresos de Trump de 1995, cuando anunció pérdidas por 916 millones de dólares. De acuerdo con especialistas, el análisis de esos documentos sugiere que Trump utilizó artimañas legales para no pagar impuestos durante cerca de 20 años.

El caso tiene todos los elementos para ser una bomba de tiempo para la campaña de Trump, quien se niega a divulgar sus últimas declaraciones de impuestos -una tradición entre aspirantes presidenciales- alegando que son objeto de una auditoría.

El escándalo con los impuestos de Trump tiene todos los elementos para tornarse el centro de una tormenta en el debate que los dos candidatos presidenciales mantendrán el domingo próximo.

jcrh