SANÁ, YEMEN.- Ali Abdullah Saleh, expresidente de Yemen, pidió este domingo “vengar” a las 140 personas que perecieron la víspera en un ataque aéreo de la coalición liderada por Arabia Saudita contra cientos de asistentes a un funeral en esta capital.

Hago un llamado a todos los hijos de esta nación… a las fuerzas armadas y a los comités populares a que se dirijan hacia el frente de guerra en la frontera para vengar a nuestras víctimas”, afirmó Saleh en un mensaje difundido por la televisión oficial.

Al menos 140 personas murieron y 525 resultaron heridas el sábado, cuando aviones de la coalición árabe, al mando de Arabia Saudita, bombardearon a cientos de asistentes a un funeral del padre de Jalal al-Ruweishan, ministro del Interior del autoproclamado gobierno rebelde.

Los rebeldes houthi, apoyados por tropas leales al expresidente Saled y conocidos de manera oficial como Movimiento Ansar Allah (Ansarola “Los partidarios de Dios”), mantienen desde hace más de dos años una lucha armada por el control de Yemen.

El exmandatario, quien es muy influyente en su país pese a haber dejado el poder hace cuatro años por la presión de las protestas populares, afirmó que los yemeníes deben “hacer frente a esta flagrante agresión tiránica con todos los medios”.

Saleh también instó al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) a “tomar decisiones restrictivas para poner fin a esta agresión de barbarie de los Al Saud (la familia que reina en Arabia Saudita) y de sus aliados”.

Desde el pasado 26 de marzo de 2015, una coalición de nueve países árabes, liderada por Arabia Saudita, impulsa una ofensiva militar contra la milicia rebelde houthi, en busca de restablecer al presidente Abd Rabbah Mansur Hadi en el poder de Yemen.

La República de Yemen ha permanecido sumida en el caos desde finales de septiembre de 2014, cuando las tropas rebeldes tomaron el control de la sede del gobierno, el aeropuerto, escuelas y varios edificios público de Saná, obligando al presidente Hadi a huir a la ciudad de Aden.

En medio del llamado de venganza del expresidente, decenas de miles de yemenitas salieron este domingo a las calles de Saná para participar en la marcha denominada ”Volcán de ira” para condenar los bombardeos árabes. Con banderas de Yemen y carteles en contra las acciones de la coalición, los manifestantes consideraron la falta de acción de las Naciones Unidas ante la masacre cometida por Arabia Saudita, según un reporte del televisión Al Masirah, que está bajo control de los rebeldes.

La alianza árabe ha sido culpada de varios ataques contra blancos civiles, incluidas viviendas, escuelas, fábrica y centros médicos, incluyendo un hospital apoyado por la organización Médicos sin Fronteras (MSF) en agosto pasado.

jcrh