ALEPO, SIRIA.- Este martes miles de personas huyeron de los diferentes frentes de combate de Alepo, en tanto el ejército sirio avanzaba en lo que se considera como el último bastión de la resistencia rebelde. Por su parte, Rusia se manifestó contrario a un cese de fuego inmediato.

La expulsión de los rebeldes en Alepo provocó una huída masiva de civiles e insurgentes en medio de un clima hostil, en una crisis que Naciones Unidas calificó como “una destrucción completa de la humanidad”.

La oficina de derechos humanos de la ONU dijo que tenía reportes de abusos, incluyendo la supuesta ejecución de 82 civiles por parte del Ejército y de milicianos iraquíes aliados en distritos capturados de la ciudad, otrora un floreciente centro económico con renombrados sitios antiguos.

Los reportes que tenemos son de gente baleada en la calle tratando de huir y baleada en sus casas”, comentó Rupert Colville, portavoz de la oficina de la ONU. “Podría haber muchos más”, agregó.

Colville agregó que el área rebelde era una “esquina infernal” de menos de un kilómetro cuadrado y que su captura era inminente.

Una fuente militar siria dijo que el Ejército de ese país y sus aliados están en “los últimos momentos antes de declarar la victoria” en Alepo tras la caída de las defensas rebeldes, que dejaron a los insurgentes en un pequeño y bombardeado bastión.

Funcionarios turcos y rusos se reunirán el miércoles para examinar un posible cese al fuego y la apertura de un corredor, comentó a Reuters un alto funcionario turco que solicitó el anonimato.

Sin embargo, Moscú, el aliado más poderoso del Gobierno sirio, rechazó cualquier llamado inmediato de cese al fuego. “El lado ruso quiere hacer eso sólo cuando se hayan establecido los corredores”, dijo el martes el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

La rendición o retirada de los rebeldes desde Alepo significaría el fin de la rebelión en la ciudad, la mayor de Siria hasta que se desató la guerra en 2011 tras manifestaciones masivas. De igual forma, se le catalogaría como la mayor victoria hasta la fecha, para el presidente Bashar al-Assad.

con información de agencias

jcrh