CIUDAD DE MÉXICO.- En vivo, la temporada 2016-2017 desde el Met ofrecerá diez producciones operísticas que se podrán disfrutar en jeans y tenis, sí lo más cómodo posible, desde el Coloso de Reforma.

Entre las figuras estelares se podrán escuchar; Plácido Domingo, Renée Fleming, Anna Netrebko y Dmitri Hvorostovsky, por mencionar algunas. Más de 310 mil han descubierto en el Auditorio Nacional que la ópera es un género majestuoso y seductor. Tristán e Isolda será la primera proyección, este sábado 8 de octubre

Pasiones grandiosas en intensidad y por el tamaño de las producciones que las arropan es lo que la temporada 2016-2017 de En vivo desde el Met de Nueva York traerá al público mexicano a partir del segundo fin de semana de octubre.

La ópera es un género que se puede disfrutar con cualquier atuendo —corbata, o jeans y tenis— porque sus relatos, si bien son narrados con recursos suntuosos, se relacionan con emociones que todos —espectadores y estrellas del canto— conocemos.

La inminente temporada de transmisiones en la pantalla gigante del Auditorio Nacional ofrece un amplio índice de vuelcos emocionales. A partir del ocho de octubre habrá dramas amorosos nacidos de equívocos (Tristán e Isolda, L’Amour de Loin, Romeo y Julieta, Rusalka, La Traviata), un capítulo bíblico colmado de intrigas (Nabucco), justicia contra un seductor (Don Giovanni), historias románticas sin final dramático (Idomeneo, El caballero de la rosa) y el lento despertar al amor de un egoísta que aprenderá una dolorosa lección (Eugene Onegin).

La vigencia de la ópera sólo se puede entender asistiendo a verla; en tal sentido, a decir de Peter Gelb, gerente de la Metropolitan Opera, ésta ofrece experiencias únicas: “El genio de las obras de Verdi, Puccini o Wagner es tan grande que creo que hoy merecen ser recreadas considerando lo modernas que fueron en su tiempo. Pensemos que Verdi introdujo una nueva dimensión en las puestas en escena de sus óperas. Al público tienes que darle producciones con grandes directores, grandes diseñadores que estén interesados en tratarlas como algo del presente, no del pasado. Yo quiero directores que sepan conectar con la audiencia, conquistar su sensibilidad y que muestren algo que no se haya visto nunca antes. Para mí, los mejores directores son los que saben contar grandes historias y creen en esas historias. Lo que intento es anticipar formas que exciten al público. Si triunfamos hoy, habrá futuro; si fallamos, no. La única forma de intentar que haya un futuro para la ópera es hacer, día a día, que el presente funcione. El mayor riesgo de todos es no hacer nada. Hay que tomar riesgos, pequeños y grandes, y la cuestión es acertar”.

La Metropolitan Opera ha dado en el blanco, en particular por haber llevado su publicidad a nuevos lugares —“Ya no eran los habituales carteles enormes en la plaza del Lincoln Center anunciando la obra, sino que los escaparates de Macy’s o Saks estaban dedicados a las geishas y a Puccini”— y porque desde hace diez años comenzó a transmitir sus funciones a cines en Estados Unidos y después a recintos diversos en todo el mundo. Hoy, las transmisiones en alta definición del Met llegan a más de 2,000 pantallas de cines, teatros y diversos recintos, ubicados en 70 ciudades del planeta.

En México, desde 2008 el Auditorio Nacional es la más grande casa satelital del Met. A la fecha ha atraído a más de 310 mil espectadores que han descubierto que la ópera es un género majestuoso y también seductor. Algunos de los aspectos atractivos de la temporada 2016-2017 son los siguientes:

El responsable de la acción escénica de Tristán e Isolda es Mariusz Trelinski (que en la pasada temporada dirigió la función doble de Iolanta y El castillo de Barbazul) con un reparto de sobresalientes wagnerianos: Nina Steme como Isolda, Stuart Skelton como Tristán, Ekaterina Gubanova es Brangania y René Pape como el Rey Marke. Sir Simon Rattle estará en el podio en una de sus escasas apariciones en el Met.

Don Giovanni, de Mozart, tendrá al carismático barítono británico Simon Keenlyside encarnando al personaje titular. El maestro italiano Fabio Luisi estará en la dirección orquestal.

Habrá un estreno en el Met: la ópera L’Amour de Loin (El amor de lejos) de la compositora finlandesa Kaija Saariaho, cuya premier mundial fue en el año 2000 en el Festival de Salzburgo.

A sus 75 años, Plácido Domingo aportará nuevos tonos al personaje principal en la épica bíblica de Verdi, Nabucco, que por primera vez interpretará en el Met. En la batuta estará el maestro James Levine.

Romeo y Julieta, de Charles Gounod, estará protagonizada por Diana Damrau y Vittorio Grigolo, que en escena conforman una pareja electrizante que conquistó a público y crítica estelarizando Manon de Massenet, en el Met en la temporada 2014-2015.

Rusalka de Dvořák (nueva producción), que es una adaptación libre del cuento La Sirenita de Hans Christian Andersen, presentará a la soprano Kristine Opolais en su debut en el Met con el personaje de ninfa acuática que le ha valido la aclamación en otras salas de ópera.

A sus 35 años, la soprano búlgara Sonya Yoncheva ha convertido a la cortesana Violetta (personaje estelar de La traviata) en su alter ego y con ese papel ha seducido a espectadores en Kuala Lumpur (2012), Montecarlo (2013) y el mismísimo Met de Nueva York (2015). Ésta será la primera vez que su voz y rostro serán apreciados en alta definición desde el recinto ubicado en el Lincoln Center.

Idomeneo de Mozart, con James Levine en la batuta, revive el montaje de Jean-Pierre Ponnelle tras casi una década de ausencia en la cartelera del Met, por lo que será la primera vez que sea vista en alta definición.

Eugene Onegin de Chaikovsky, tendrá a la soprano ruso-austriaca Anna Netrebko repitiendo uno de sus grandes triunfos de las últimas temporadas como Tatiana, la ingenua heroína, haciendo tándem con Dmitri Hvorostovsky en el papel de Onegin.

De Richard Strauss, El caballero de la rosa (con nueva producción) será estelarizada por dos enormes personalidades del Met: Renée Fleming como la Mariscala y Elina Garanča en el papel de Octavio.

La temporada 2016-1017 iniciará el sábado 8 de octubre a las 10:55 horas con Tristán e Isolda. Le seguirán: Don Giovanni (octubre 22, 11:55 horas); L’Amour de Loin (diciembre 10, 11:55 horas); Nabucco (enero 7, 1:55 horas); Romeo y Julieta (enero 21, 11:55 horas); Rusalka (febrero 25, 11:55 horas); La Traviata (marzo 11, 11:55 horas); Idomeneo (marzo 25, 10:55 horas); Eugene Onegin (abril 22, 11:55 horas) y El caballero de la rosa (mayo 13, 11:30 horas).

Las diez óperas serán transmitidas vía satélite los sábados y proyectadas en la pantalla gigante del Auditorio Nacional (Reforma 50, Bosque de Chapultepec). Boletos: de $60 a $400, disponibles en las taquillas del foro sin cargo extra y en el Sistema maestro de boletos.