LONDRES, INGLATERRA.- Será a finales de marzo del 2017, cuando Theresa May, primra ministra británica, active el proceso formal para la separación de la Unión Europea, dando el pistoletazo de salida al mayor cambio político de Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial.

May, nombrada primera ministra poco después de que el país votase en un referéndum a favor del Brexit, ha estado bajo presión de los responsables de la UE, inversores y miembros de su propio Partido Conservador para ofrecer más detalles sobre su plan de salida.

En una entrevista con la BBC, May confirmó por primera vez lo que muchos esperaban, que invocaría antes del próximo marzo el Artículo 50 del Tratado de la UE que hace referencia a la salida de un Estado miembro.

“Lo activaremos antes de finales de marzo del próximo año”, dijo May, en referencia al proceso formal de separación que da al país hasta dos años para negociar su salida del bloque.

Preguntada sobre si el Gobierno daría prioridad el asunto de la inmigración sobre el acceso al libre comercio con los países de la UE en las negociaciones con el bloque – algo que ha dejado las inversiones en vilo-, May sólo dijo que quería el “acuerdo adecuado”.

Quiero el acuerdo adecuado para el comercio de bienes y servicios y lo que estamos haciendo de momento… es escuchar a las empresas aquí en Reino Unido, escuchar a diferentes sectores, averiguar qué es lo más importante para ellos”, dijo.

Para alcanzar el acuerdo adecuado, May dejó claro que debe guardar bien sus cartas, diciendo que no ofrecería “comentarios constantes” sobre su negociación ni desvelaría su posición.

jcrh