MEDELLÍN, COLOMBIA.- Los servicios forenses de Medellín, dieron por terminados los trabajos de identificación de las 71 víctimas que perdieron la vida, en el accidente del avión que transportaba al equipo de futbol Chapecoense de Brasil.

Al momento, las causas que originaron este trágico percance, se siguen investigando, aunque cobra fuerza la hipótesis de que la aeronave se quedó sin combustible en pleno vuelo la noche del lunes. Este ha sido reconocido como el peor accidente aéreo en Colombia en más de dos décadas.

Ya concluyeron las labores de identificación de los 71 cuerpos y se está procediendo a la entrega para su posterior repatriación”, dijo Carlos Eduardo Valdés, director del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, a periodistas.

Los cadáveres fueron llevados a una funeraria y depositados en ataúdes para su posterior traslado al aeropuerto de Medellín, desde donde serán repatriados en aviones que llegaron a Colombia para esa misión. Las víctimas fatales fueron 64 brasileños, cinco bolivianos, un venezolano y un paraguayo.

Seis de los 77 ocupantes -tres jugadores, un periodista y dos miembros de la tripulación- sobrevivieron luego de que el avión se precipitó en una zona montañosa cercana a Medellín, donde el Chapecoense jugaría la final de la Copa Sudamericana frente a Atlético Nacional.

Por otro lado, el regulador aéreo de Bolivia suspendió el permiso de operación de la línea aérea LaMia, propietaria del avión siniestrado y que realizaba el vuelo desde la ciudad de Santa Cruz hasta Medellín.

Como señalamos líneas arriba, una de la hipótesis que más fuerza ha tomado, es la de que el British Aerospace Avro RJ85 se quedó sin combustible y que la tripulación intentó aterrizar, pero se estrelló a 17 kilómetros de la pista. El avión no explotó ni se incendió y en el lugar del impacto no se encontraron residuos de combustible.

Una grabación entre la tripulación del avión de la aerolínea boliviana LaMia y la torre de control del aeropuerto José María Córdova reveló que el piloto reportó escasez de combustible, una falla eléctrica y pidió prioridad para aterrizar antes del impacto. Al terminarse el carburante, se pudo ocasionar el apagado del sistema eléctrico del avión. Investigadores de Colombia, Brasil, Bolivia, Estados Unidos e Inglaterra participan en la investigación para establecer las causas del siniestro.

Las dos cajas negras de la aeronave fueron encontradas en el sitio del accidente, la ladera de una montañosa en una zona boscosa cerca al municipio de La Unión.

El accidente desintegró al Chapecoense, un modesto equipo que ascendió meteóricamente desde la cuarta división a la serie A en el 2014 y logró llegar a una final continental, pero que no pudo jugar el que habría sido el partido más importante de su historia.

Esta es la peor tragedia aérea en la historia reciente de Colombia, desde que en diciembre de 1995 más de 160 ocupantes de un avión de la aerolínea American Airlines murieron al estrellarse en una zona montañosa cerca de la ciudad de Cali, en el suroeste del país.

jcrh