ESTADOS UNIDOS.- Ante el temor de los estudiantes inmigrantes y la presión de los activistas tras el triunfo electoral de Donald Trump, diversas universidades de Estados Unidos, están considerando catalogarse como “campus santuario”, a fin de que estudiantes indocumentados no sean detenidos en sus instalaciones.

La Universidad de Nuevo México, se ha dado a la tarea de analizar las propuestas que otorgarían protección a los alumnos inmigrantes que viven en el país sin autorización legal mientras continúan con sus estudios. Por su parte, defensores de los derechos de los inmigrantes en California, Georgia, Illinois, Minnesota y Texas presionan a sus universidades públicas y privadas para que brinden refugio a jóvenes de situación migratoria irregular, conocidos como dreamers.

Incluso la Universidad de Pennsylvania, alma mater de Donald Trump, ha reiterado su promesa de impedir a los agentes federales, el entrar a su campus con fin de llevarse de las instalaciones a los estudiantes que radican en Estados Unidos sin autorización legal.

En Chicago, estudiantes y profesores en los campus de la Universidad de Illinois difunden peticiones para convertir sus instalaciones en escuelas santuario. Uno de esos grupos recabó más de mil 700 firmas y las entregó a las autoridades escolares.

Hasta el momento, Donald Trump no ha dicho nada sobre las universidades santuario.

jcrh