Se especula en el medio y se considera la posibilidad de que el candidato republicano puede lanzar un nuevo medio si llegara a perder la elección presidencial. Aunque Trump lo ha negado es amigo de varios conocedores de medios que pueden ayudarle.

“El yerno de Donald Trump, Jared Kushner, se ha acercado de manera informal a uno de los negociadores más importantes de los medios sobre una posibilidad para crear una cadena de televisión de Trump después de la elección presidencial en noviembre”, reportó este lunes el Financial Times.

Pero nada es inminente. “Estos tipos todavía creen que tienen una posibilidad”, dijo un amigo de Kushner.

¿Qué significa eso? Que miembros del círculo interno de Trump creen que el empresario tiene una posibilidad real de llegar a la presidencia de Estados Unidos a pesar de que encuestas dicen lo contrario, así que se han enfocado en la campaña, no en el lanzamiento de una cadena televisiva.

Dicho eso, Kushner sí tuvo una conversación informal con el fundador de LionTree, Aryeh Bourkoff, quien se especializa en negocios en medios y tecnología, según dice una fuente con conocimiento del caso. El Financial Times reportó que esa conversación ocurrió hace semanas, y que no ha habido otra de seguimiento.

La noticia ha sido recibida con sorpresa de burla de parte de personas que predicen que Trump intentará canalizar la pasión de sus seguidores a una empresa mediática rentable tras la elección. “¿Quién habría visto venir esto?”, tuiteó el senador republicano antiTrump Ben Sasse.

Kushner y Bourkoff no respondieron a las solicitudes de declaración por parte de CNN. Un portavoz de la campaña de Trump se negó a comentar al respecto. El mes pasado Trump negó que vaya a pretender lanzar una cadena de televisión o un servicio de streaming si llegase a perder la elección.

“No tengo interés en una compañía de medios. Es un rumor falso”, le dijo al periódico estadounidense The Washington Post. Para los observadores externos, un negocio tipo Trump TV es un paso lógico para el candidato si pierde la contienda por la Casa Blanca.

La campaña contra los medios de Trump podría convertirse naturalmente en una estrategia de mercadeo como esta: “Los medios amañaron esta elección en contra nuestra. Por eso necesitamos nuestro propio canal”. Pero eso sería algo muy difícil de lograr. “Trump sería fantástico en eso, porque puedes seguir exprimiendo a la gente y diciendo cosas más y más locas, y ellos seguirán pagándote dinero, y ganarás 20 millones de dólares al año”, dijo Glenn Beck en Reliable Sources en septiembre.

Beck fue un pionero en una cadena del modelo directo a suscriptores hace años. “(Aprendí que) es mucho más difícil que lo que uno cree”, dijo.

El presidente de CNN, Jeff Zucker, indicó algo similar cuando le preguntaron durante un foro en Harvard la semana pasada por la posibilidad de que haya una cadena de Trump. “Es más difícil de lo que la gente cree que es. Creo que es posible, pero me sorprendería si eso ocurriera. Pero no sé”, dijo Zucker.

Un proyecto para un medio conservador de marca Trump podría ser un desafío para Fox News desde la derecha. El director de la campaña Trump, Steve Bannon, quien venía de Breitbart News, ha estado construyendo durante años a Breitbart como un rival de Fox.

Trump ya tiene los asesores que necesita, incluyendo a Bannon, Kushner, y su amigo de toda la vida y exjefe de Fox News, Roger Ailes. (No obstante, Ailes tiene prohibido trabajar para un directo competidor de Fox por el momento).

Trump además tiene un talento innegable para la televisión, seguidores leales, bases de datos llenas de información de contacto de votantes, y desde luego tiene una cuenta en Twitter muy famosa. Y los millones de votantes que ahora lo apoyan constituyen la base de clientes.

cnnmoney/r3