MEXICO.- La violencia ha aumentado en las últimas semanas en Sinaloa, cuna de los grandes capos del país, como Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como “El Chapo”. El evento más reciente, la emboscada a un convoy militar, en el cual cinco soldados perdieron la vida y nueve más, resultaron heridos.

Según las primeras declaraciones de las autoridades, se presume que los hijos del “Chapo” están detrás de este atentado, el cual tuvo lugar para rescatar a un detenido que era trasladado a un hospital, informaron ayer fuentes oficiales, lo que se suma a una semana de enfrentamientos entre fuerzas federales y organizaciones criminales en Sinaloa.

En declaraciones a periodistas, el coordinador de Seguridad Pública del estado, Moisés Melo, dijo que los sicarios esperaban en Culiacán la llegada de una ambulancia procedente del municipio de Badiraguato que trasladaba a un detenido herido.

La unidad, que era custodiada por un convoy del Ejército, fue interceptada por el comando armado, que abrió fuego con rifles Barret, AK 47 y granadas de fragmentación.

En el lugar fallecieron cuatro soldados y uno más durante el traslado al hospital. Ocho militares resultaron heridos, así como un socorrista de la Cruz Roja, que se encuentra grave.

El comando incendió dos vehículos castrenses y se llevó en la ambulancia al detenido, identificado como Julio Óscar Ortiz Vega, “El Kevin”, reveló el comandante de la Tercera Región Militar, Alfonso Duarte, en conferencia de prensa.

Es muy probable de que a partir de la detención de Julio Óscar Ortiz Vega se hayan comunicado aquí a Culiacán para esperarlo en el lugar donde se llevó a cabo la emboscada”, apuntó el comandante. Sobre los autores, Duarte dijo que “es muy probable que sean los hijos del ‘Chapo’”.

Durante los últimos días, Sinaloa se ha destacado por un repunte en la violencia. El domingo pasado fueron hallados en Mazatlán los cuerpos de seis hombres asesinados a tiros, un crimen que el fiscal del estado, Marco Antonio Higuera, atribuyó al cártel de los hermanos Beltrán Leyva, que se disputa el puerto con el cártel de Sinaloa.

Asimismo, la pugna entre el cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) supone que los enfrentamientos en Sinaloa permanecerán como parte de los esfuerzos del organizaciones criminales por reajustar el territorio e imponerse sobre el que una vez fue llamado el “cártel más poderoso del mundo”.

En ocho días, el estado ha registrado 41 homicidios dolosos, concentrados en Culiacán, Mazatlán y Escuinapa. Esta escalada de violencia se ha agudizado en Mazatlán, donde de acuerdo con las autoridades estatales, el cártel de los Beltrán Leyva está detrás de esas muertes violentas.

El viernes pasado, Culiacán registró siete asesinatos, mientras que Mocorito, Badiraguato y Ahome, uno en cada municipio. El domingo, Mazatlán registró seis asesinatos de personas privadas de la libertad y torturadas. El miércoles, la zona serrana de Escuinapa “ardió” con un enfrentamiento que dejó cinco muertos. El pasado jueves, de nuevo Mazatlán vivió una jornada de horror con cuatro asesinatos.

 

jcrh