MÉXICO.- La guerra a muerte por el control de territorios y el tráfico de drogas del Cártel de Sinaloa, el más poderoso del país, parece haber entrado en una fase de mayor intensidad tras la emboscada del pasado viernes donde murieron cinco soldados y diez resultaron heridos.

La disputa ocurre entre un sobrino de Joaquín “El Chapo” Guzmán, jefe de la organización, miembro del clan de los Beltrán Leyva, y los hijos del poderoso jefe criminal, aliados con el “compadre” de aquel, Ismael “El Mayo” Zambada.

El imperio de Guzmán, con ramificaciones en 52 países, se encuentra seriamente debilitado tras su recaptura el 8 de enero pasado, luego de su fuga ocurrida hace seis meses antes a través de un túnel de 1.500 metros de largo y 15 de profundidad.

Guzmán está actualmente detenido en una prisión de Ciudad Juárez, en la última etapa de apelaciones de su proceso para ser extraditado a Estados Unidos, donde enfrenta cargos en dos tribunales de Los Ángeles, California y El Paso, Texas.

Recientemente, “El Chapo” ha denunciado sufrir de paranoia y haber sido torturado debido al régimen de severo aislamiento en que se encuentra en esta cárcel, rodeado por varios cinturones de seguridad. Un hijo del poderoso narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán lanzó en las últimas horas un enigmático mensaje a través de Twitter tras una emboscada en el estado norteño de Sinaloa que arrojó cinco militares muertos.

“Pensaron que esto era el final y apenas vamos comenzando”, señala el texto atribuido a Iván Archivaldo Guzmán, que junto con otros dos de sus hermanos fue secuestrado tras un ataque de hombres armados en el centro veraniego occidental de Puerto Vallarta en agosto pasado.

En tanto, el abogado de “El Chapo” Guzmán, Refugio Rodríguez, señaló que los hijos del jefe del Cártel de Sinaloa se deslindan del ataque contra los militares.

El ambiente es cada vez más confuso pues otros mensajes de grupos armados han comenzado también a circular a través de las redes sociales donde se advierte sobre fuertes represalias por la incursión de grupos contrarios en los territorios que controlan.

El viernes, un grupo de hombres presumiblemente enviados por los hijos de Guzmán Loera lanzó una emboscada con lanzagranadas y armas de grueso calibre en la periferia de Culiacán, capital de Sinaloa. El ataque dejó cinco soldados muertos y 10 más heridos, y el general Alfonso Duarte, comandante de la Novena Región Militar en Sinaloa, acusó a hijos de Guzmán de esta acción.

En junio pasado, la facción que pelea a los hijos de Guzmán y al “compadre” de Guzmán Loera, Ismael “El Mayo” Zambada, lanzó una incursión mediante unos 150 hombres armados en la aldea La Tuna, donde nació “El Chapo” y vive su madre, cuya casa inclusive fue allanada por lo que la mujer tuvo que ser evacuada de emergencia.

La emboscada del viernes tuvo por objeto rescatar a un hombre herido, identificado como Oscar Ortiz, alias “El Kevin”, aunque algunos creen que en realidad sería Aureliano Guzmán, “El Guano”, hermano de Joaquín Guzmán Loera, involucrado en pelea por el control de la organización.

con información de agencias

jcrh