WASHINGTON,- La consideración del diario The New York Times relacionada con la elección presidencial en Estados Unidos implica una oportunidad única para que se refleje el peso del voto hispano en las esferas políticas. Sin embargo ello dependerá de los números en que hombres y mujeres de la mayor minoría de Estados Unidos salgan a votar el 8 de noviembre próximo.

En una inusual editorial en español publicado este domingo, el diario concedió que si bien los ataques de Donald Trump han generado entusiasmo entre los hispanos para votar este año, consideró que una elevada participación podría tener efecto sobre el futuro del debate sobre la reforma migratoria.

“Aunque una reforma migratoria sin duda implicará una batalla política ardua, los latinos podrían darle un espaldarazo a ese objetivo si votan de manera masiva en noviembre” próximo, señaló el rotativo, que llamó a los hispanos a votar por Hillary Clinton.

Advirtió que si la participación de los hispanos se mantiene en sus tradicionales niveles bajos, eso haría que una victoria de Trump sea más probable, “lo cual podría conllevar deportaciones masivas y más ataques contra inmigrantes”.

“Los 56 millones de latinos —un tercio de ellos menores de 18 años— están cambiando el futuro de Estados Unidos en aulas, lugares de trabajo y barrios. Sólo es cuestión de tiempo para que su huella en el sistema político del país se ajuste a sus contribuciones en otras esferas. Ese momento debe ser ahora”, sentenció.

Además de sus promesas de construir un muro en la frontera con México y deportar a 11 millones de indocumentados, el diario dijo que el mensaje de Trump ha sido que restaurar la grandeza de Estados Unidos requiere medidas drásticas.

Indicó que aunque su mensaje ha sido bien recibido por sectores blancos del país entre los que privan sentimientos de aflicción por los cambios sociales y por una recuperación económica desigual, las palabras del abanderado republicano han ofendido y asustado a los latinos, uno de los segmentos del electorado de mayor crecimiento.

Por ello estimó que si la estrategia de fomentar la xenofobia termina siendo una brillante o desastrosa de un candidato que ha desafiado todas las leyes de gravedad política, “dependerá en gran medida de cuántos de los 27 millones de hispanos que pueden votar acudan a las urnas el 8 de noviembre”.

Anticipó además que una contienda cerrada como la que se anticipa hasta ahora una alta votación de los hispanos, podría asegurarle la victoria a la candidata demócrata Hillary Clinton en estados claves.

“También podría alterar la manera en la que los partidos políticos perciben e interactúan con el electorado hispano. Eso dejaría muy claro que los latinos están ayudando a forjar el destino de una nación que siempre se ha fortalecido, dándole la bienvenida a nuevas generaciones de inmigrantes”, precisó.

Desde que el presidente John F. Kennedy lanzó una iniciativa para cortejar el voto de los méxico-estadunidenses durante la elección de 1960, los dos partidos empezaron a mirar hacia este electorado, el de más rápido crecimiento en años recientes, aunque históricamente el porcentaje que sale a votar ha sido bajo.

El diario señaló que desde 2004 George W. Bush logró capturar el 40 por ciento del voto hispano, pero desde entonces el partido republicano ha endurecido su posición frente a la política migratoria, y aunque se buscó una nueva estrategia de aproximación, ésta no prosperó.

“Trump destruyó la posibilidad de que ese giro se materializara al emplear un ataque ofensivo hacia los inmigrantes mexicanos como el primer trueno de una campaña rimbombante que ha catapultado la visión de la supremacía blanca a un lugar destacado de la política estadunidense”, apuntó.

El Times refirió que activistas latinos han albergado la esperanza de que los ataques de Trump sean la clave para mostrar el potencial del voto hispano y con casi tres millones de hispanos registrados para votar desde 2012, “ésto parece probable”.

“Más allá de derrotar a un hombre déspota, los latinos tienen varias razones para apoyar con entusiasmo a su rival”, consideró el matutino.

Hizo notar que Clinton tiene propuestas coherentes y sensatas para abordar los asuntos que más afectan a los latinos, incluido el manejo de la economía, el acceso a la atención médica, la seguridad nacional y la educación.

Reconoció que su récord en políticas migratorias no ha sido “progresivo”, y ha pasado de su rechazo como senadora en el 2007, a la idea de que expidiera licencias de conducir a inmigrantes indocumentados.

Agregó que ahora ha prometido prioridad a la reforma migratoria, además de continuar y ampliar el alivio migratorio del presidente Barack Obama.

r3