NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS.-   en la cual abarcó diferentes tópicos, destacando que para evitar conflicto de intereses, cede el control de su imperio a sus hijos. De igual forma desecho el hecho de que Rusia contara con información comprometedora, atacando y desacreditando a los medios de comunicación que la dieron a conocer.

En su momento, agradeció a Ford por llevar uno de sus proyectos multimillonarios a Estados Unidos y retirarse de México y aseguró que pronto llegará información de grandes empresas que invertirán en EEUU y no en otros países.

Dijo que prometió ser el mayor creador de empleos que “ha creado Dios”, por lo que trabajará muy duro para cumplir. Añadió que hay mucho talento en su equipo, por lo que el Día de Inauguración será muy especial y bello.

El empresario comentó desconocer si tendrá una buena relación con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, sin embargo, dijo que tendrá un mejor trato que la que pudo tener la demócrata Hillary Clinton.

Abundó en que es una desgracia que se haya hecho pública la información sobre el supuesto hackeo de Rusia. Cuestionado sobre sus declaraciones fiscales, reiteró el hecho de que no las hará públicas, “porque a los únicos a quienes les interesan son los periodistas”.

Puedo llevar mis negocios y ser muy buen presidente, pero no quiero”, afirmó.

Por otro lado, reiteró que su gobierno impondrá “un fuerte impuesto fronterizo” para las importaciones a Estados Unidos, además de que insistió en que México pagará por el muro que planea construir.

“Habrá un fuerte impuesto fronterizo en estas compañías que están dejando el país y que se salen con la suya”, aseveró. En un giro extraño, Trump alabó al gobierno de México, y a su población, pero indicó que el país pagará por el muro fronterizo, aunque precisó que el costo inicial sería sufragado por el Congreso. Explicó que luego de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México, lo que tomaría cerca de un año y medio, a su juicio, ese país pagaría por el muro. Añadió que hay muchas maneras en que el país podría reembolsar estos recursos.

Finalmente dejó en claro que sin importar de que nación se trate, tan pronto como asuma el cargo de presidente, se volverá a respetar a Estados Unidos.

jcrh