CIUDAD DE MEXICO.-  La decisión del Gobierno de aumentar los precios de los combustibles hasta un 20% a partir del 1 de enero próximo, un incremento considerado histórico, generó una amplia repulsa en diversos sectores, pero las autoridades defendieron enérgicamente la medida.

Los expertos vaticinaron que la inflación podría aumentar más de 1 punto, para llegar a 5% anual, con el incremento de los precios de las gasolinas, contra la meta oficial del gobierno de un 3 para 2017.

El impacto es una economía más cara”, lo cual “debería preocupar a las autoridades”, aseguró Alejandro Cervantes, director de Estudios Económicos de Banorte. “En enero veremos una inflación de alrededor de 4,15% pero en el verano estaremos en 4,8 o hasta 5%”, afirmó Raúl Feliz, del Centro de Investigación y Docencia Economicas (CIDE).

El alza fue dada a conocer en momentos en que se registra un gran desabastecimiento de gasolina en vastas zonas del país, que el gobierno atribuye a factores como el robo de combustible o problemas de distribución pero expertos creen que hay empresas que están acaparando carburante con fines especulativos.

La Secretaría de Hacienda y la Comisión Reguladora de Energía anunciaron los precios máximos que tendrán las gasolinas en 90 regiones en que se dividió el país y que serán diferenciados, a tres meses de que comience la liberación de los precios de los combustibles.

Las tarifas más altas corresponderán a las zonas más alejadas de los almacenes de distribución y los precios reflejarán los costos del transporte y resguardo.

La reforma energética aprobada hace poco por el Congreso permitió romper con el monopolio de la petrolera gubernamental PEMEX en la producción, almacenamiento y venta de combustible que imperaba desde 1938, cuando el gobierno nacionalizó la industria, pero hasta ahora abarcará a la distribución.

Por ello, desde hace unos meses comenzaron a instalarse estaciones de servicio que ya no llevan el emblema de PEMEX y son propiedad de empresas locales o extranjeras. El incremento anunciado tendrá una vigencia de un mes por lo que no se descarta que en febrero próximo se decrete otro aumento.

Gustavo Arballo, presidente de la cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), advirtió que el aumento de los combustibles provocará un alza en los costos de las obras y los materiales de construcción de hasta 4% y del 1% para el valor final de las viviendas.

El sector del transporte a su vez alertó que habrá un aumento en los costos de operación, por lo que no descartó que también el precio del pasaje de buses, microbuses y taxis se incremente.

Los costos operativos por el repunte de 16.5% en el precio del diesel, que es el carburante más utilizado para el transporte de carga, podría reflejarse en costos operativo de 5,77% en los fletes, lo que también se reflejaría en los precios de los productos, afirmó Arballo.

“Los productos de la canasta básica serán los más afectados”, indicó Refugio Muñoz, vicepresidente ejecutivo de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga.

El secretario de Hacienda, Antonio Meade, justificó esta impopular medida bajo el argumento de que mantener bajo el precio de la gasolina “impacta directamente en las finanzas del país”.

En entrevista para Televisa, dijo que se están cuidando las finanzas públicas por lo que “estamos tomando decisiones responsables, difíciles, pero que van a abonar a que las finanzas públicas den condiciones de certeza” El funcionario recordó que la mitad de la gasolina que se consume en México es importada.

“Somos el cuarto país en el mundo que consume más gasolina por persona”, expuso y dijo que “las finanzas públicas no se pueden sostener” con los precios actuales.

México era hasta ahora el único país del mundo junto con Venezuela y Corea del Norte que administraba el precio de la gasolina y no permitía que las empresas distribuidoras de combustible compitieran, señaló.

con información de Ansa Latina

jcrh