MÉXICO.- Una zona de 160.000 metros cuadrados partida en dos por una enorme grieta natural puede ser el mayor “campo de exterminio” de la historia que se haya encontrado en México.

En este tenebroso paraje desértico ubicado en la comunidad de Patrocinio San Pedro, a 80 kilómetros de Torreón, capital de Coahuila, han sido asesinadas decenas o quizás cientos de personas, y luego sus cuerpos incinerados y arrojados en la grieta.

Peritos de la propia Procuraduría General de la República (PGR) que acudieron al lugar llamaron de este modo precisamente -“campo de exterminio” a este macabro sitio donde activistas hallaron zapatos de hombre y mujer, zapatillas deportivas, botas pequeñas de niños y otros indicios.

“Campos de extermino” y “crematorios” parecen expresiones pertenecientes a otra época (los años de la Segunda Guerra Mundial) y a otro lugar (Europa), pero en el estado de Coahuila ambas cosas existen y pertenecen a tiempos recientes.

En Coahuila se contabilizan 1.791 personas desaparecidas y han sido hallados 458 cuerpos sin nombres en fosas comunes.

El diario Vanguardia reveló con base en un reporte obtenido tras una solicitud de información oficial desclasificada que la Procuraduría de Justicia de Coahuila ha hallado 78 cementerios clandestinos en el estado, donde se han encontrado 51 cuerpos.

Silvia Ortiz, una maestra de escuela secundaria, madre de una hija desaparecida y que encabeza la organización Víctimas por sus Desaparecidos en Acción (Grupo Vida), señala que desde abril de 2015 busca pistas en Patrocinio San Pedro de este lugar. “Nos dijeron que era un campo de exterminio”, dijo al revelar que habló con numerosas personas del municipio.

Según testimonios que escuchó la activista, durante madrugadas olía a combustible y personas armadas merodeaban en la zona trasladando a posibles víctimas atadas de manos y vendadas que luego eran asesinadas y arrojadas en la grieta.

La Procuraduría de Justicia de Coahuila afirmó que “no existe razón alguna “para afirmar que este lugar es un campo de exterminio y calificó como “preocupante” esta afirmación.

No obstante, admitió que han sido hallados en el sitio 3.488 fragmentos óseos en dos puntos, de los cuales sólo se ha logrado saber que pertenecen a tres personas. El subprocurador para la Investigación y Búsqueda de Personas no Localizadas, Atención a Víctimas, Ofendidos y Testigos, José Angel Herrera, reveló que sólo 36 muestras se han analizado pues el estado no cuenta con capacidad suficiente para examinar todas las muestras de ADN.

con información de Vanguardia, Ansa Latina y agencias

jcrh