MÉXICO.- Entre el 1 de enero de 2006 y el 30 de noviembre de 2016, en México mil 200 federales perdieron la vida como resultado de eventos relacionados con el crimen organizado. Las bajas ocurrieron en Tamaulipas, Michoacán, Guerrero, Chihuahua, Nuevo León y Veracruz.

Durante dicho lapso, la institución que más muertes ha registrado, fue la Policía Federal con 552, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y de Transparencia.

El resto de las bajas registradas están distribuidas de la siguiente forma: Sedena reporta 481 muertos y  Marina 74, mientras que la PGR sólo cuenta con datos del periodo 2006 a 2012, los cuales indican 105 muertes.

Entre los ataques más destacados contra las fuerzas de seguridad, destaca el ocurrido el 13 de julio de 2009. En esa ocasión, fueron encontrados 12 cuerpos de policías federales en la carretera Siglo XXI, en Michoacán. Un año después, 11 policías más perdieron la vida durante una emboscada en el municipio de Zitácuaro.

En agosto de 2011, cuatro marinos privados de la libertad en Veracruz fueron localizados sin vida. En mayo del año pasado, siete soldados murieron en el ataque a un helicóptero en el estado de Jalisco. Uno de los últimos ataques en contra de las Fuerzas Armadas se presentó en septiembre pasado, cuando un grupo del crimen organizado atentó contra un convoy militar en Culiacán, Sinaloa. Seis elementos murieron.

Por otro lado, en 2012 de acuerdo con datos del Sistema Institucional de Información y Estadística (SIIE) de la PGR entre diciembre de 2006 y noviembre de 2011, fueron asesinados mil 381 elementos de las policías municipales, 401 estatales y 601 elementos de las procuradurías locales.

Según acota Javier Oliva, especialista en seguridad nacional y académico de la UNAM, a consecuencia del combate al crimen organizado, los cuerpos de seguridad en el país, se han “desgastado”, debido a que México no cuenta con una planeación para mejorar sus capacidades y dejarles a cargo las funciones que realizan las Fuerzas Armadas.

“No hay incentivos para crear cuerpos de seguridad, la gente que toma la decisión, que decide ser policía es porque no tiene otra alternativa de vida”, explicó Gerardo Rodríguez, coordinador académico del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas de Puebla (UDLAP).

con datos de agencias, Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y de Transparencia y Excélsior

jcrh