NUEVA YORK.- La vigilia para los reporteros que se apersonan en la Torre Trump, rindió frutos porque captaron la presencia de la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen y fuerte candidata al gobierno de Francia, ha estado este jueves en una inesperada visita a Nueva York.

¿Sólo para tomar café?, no respondió a las preguntas respecto a una intención de reunirse con Trump, evitó responder el cuestionamiento. Le Pen estaba acompañada de Louis Aliot, vicepresidente del FN y George Lombardi, cofundador de la organización “Ciudadanos a favor de Trump”.

De su presencia en la Torre Trump no agregó detalles como tampoco si la visita estaba ligada a sus actividades políticas.

Fuentes del equipo de Le Pen aseguran que la candidata no tiene programada ninguna reunión con Donald Trump. “Le Pen, que lidera las últimas encuestas electorales, está realizando una visita privada a Nueva York”, ha indicado su jefe de campaña, David Rachline, a medios estadounidenses.

No obstante, Rachline se ha negado a confirmar si la líder del partido ultraderechista mantendrá un encuentro con el magnate inmobiliario. El equipo de transición presidencial no ha anticipado en la conferencia telefónica diaria que Trump tenga previsto reunirse hoy con la aspirante a la Presidencia francesa.

Algunas encuestas, como un sondeo del instituto demoscópico BVA, sitúan a Le Pen en cabeza de cara a las elecciones francesas de abril, con entre el 25 y el 26% de los votos. François Fillon, líder del centroderecha, sería segundo con el 24%.

Sin embargo, el Frente Nacional se encuentra ante un serio escollo: la falta de fondos tras el cierre del banco ruso que, en el pasado, había concedido importantes créditos al partido, y con cuya financiación parecían contar los líderes del FN.

Así, Le Pen habría viajado a varias capitales, incluyendo a países del Golfo, en busca de préstamos que le permitan afrontar los comicios, para los que necesita al menos 27 millones de euros. Dado el entusiasmo mutuo que la candidata francesa y Trump han mostrado por los avances electorales del otro, no es descabellado pensar que su viaje a EEUU podría estar relacionado con esta cuestión.

r3