MÉXICO.- De acuerdo con el estudio, “Índice Global de Hambre 2016″, llevado a cabo por el Instituto de Investigación sobre Políticas Internacionales de Alimentación (Ifpri, por las siglas en inglés), actualmente en el mundo, son siete las naciones con el mayor índice de hambre

El primer puesto está ocupado por la República Centroafricana, que ha obtenido 46.1 puntos. Es seguida por Chad (44.3), Zambia (39), Haití (36.9), Madagascar (35.4), Yemen (35) y Sierra Leona (35).

Por otro lado, el índice del hambre de las 43 naciones de la lista ha sido calificado de “grave”.

El Índice Global del Hambre, que cumple este año su undécima edición, evalúa a los países del mundo basándose en cuatro indicadores: desnutrición, mortalidad infantil, debilitamiento infantil y atrofia causada por el hambre.

La edición de 2016 ha catalogado 118 países en desarrollo, de los cuales casi la mitad tienen niveles “alarmantes” o “graves” de hambre.

Según el comunicado del Ifpri, “por segundo año consecutivo, ningún país en desarrollo que tenga datos disponibles está en la categoría de ‘extremadamente alarmante'”.

Sin embargo, el estudio señala que si siguen los niveles actuales, no será posible cumplir el Objetivo de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas acerca de la eliminación del hambre para el año 2030.

El director general del IFPRI, Shenggen Fan, subrayó que los países “deben acelerar el ritmo” al que están reduciendo el hambre o no se logrará cumplir el Segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible.

Acabar con el hambre a nivel global es ciertamente posible pero nos corresponde a todos fijar las prioridades para que los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil dediquen el tiempo y los recursos necesarios para lograr esta importante meta”, ha considerado Fan.

El informe del Ifpri también muestra algunas tendencias y datos positivos, como el hecho de que el nivel de hambre en los países en desarrollo se ha reducido en un 29 por ciento desde el año 2000.

Un total de 20 países, incluidos Ruanda, Camboya y Birmania, han logrado reducir sus niveles de hambre en más de un 50 por ciento desde 2000.

“Por segundo año consecutivo, ningún país en desarrollo que tenga datos disponibles está en la categoría de ‘extremadamente alarmante'”, señaló el centro de investigación.

Por lo que corresponde a América Latina, el informe ha dejado en claro, que si bien en la región, tiene el menor nivel de índice de hambre entre los países en vías de desarrollo, Haití sigue situado con un nivel “alarmante”, con un porcentaje del 36.9, mientras México, con un nivel bajo de hambre, tiene dentro de sus fronteras indicadores de desnutrición infantil relativamente altos.

“Mientras el mundo ha hecho progresos en la lucha contra el hambre, quedan todavía 795 millones de personas condenadas a afrontar el hambre cada día de sus vidas”, advirtió el consejero delegado de Concern Worldwide, Dominic MacSorley.

“Esto no es solo inaceptable sino que también es inmoral y vergonzoso. Documentos como el Índice Global de Hambre nos dan una visión crítica sobre la escala de la crisis global por el hambre”.

En su escrito, el Ifpri ha señalado que uno de los obstáculos en la lucha contra el hambre es que no hay datos completos sobre este fenómeno en trece países, lo que impide evaluar la situación.

En diez de esos países hay indicadores de mortalidad infantil, debilitamiento y atrofia causada por desnutrición, lo que hace temer unos niveles altos de hambre, incluidos casos como los de Sudán del Sur, Somalia y Siria.

“El conflicto armado es la causa principal del hambre y la malnutrición en muchos de estos países”, ha explicado la presidenta de la organización Welthungerhilfe, Bärbel Dieckmann.

“El hambre cero solo será posible si aumentamos de forma considerable los compromisos políticos para la resolución y la prevención de los conflictos”, añadió

jcrh