CIUDAD DEL VATICANO,- En marzo de 2017 la guerra civil en Siria cumplirá seis años y para favorecer una posible solución, el Vaticano puso en práctica la presión diplomática, a través de su secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. Durante dos días los jefes de la diplomacia, Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido, se allegarán una solución.

El cardenal Parolin recibió al ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, mientras mañana el primer colaborador del papa Francisco hará lo mismo con el secretario de Estado norteamericano John Kerry y el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

Los diplomáticos participarán en Roma en los “Med dialogues”, organizados por la Cancillería italiana y por el Instituto para los estudios de política internacional (ISPI).

Los tres coloquios con el secretario de Estado vaticano marcan en este momento una centralidad de la acción diplomática de la Santa Sede en el intento de tejer posibles acuerdos a favor de una solución negociada en Siria.

Ésa es la perspectiva confirmada por las cúpulas del Vaticano, junto a los pedidos incesantes de paz lanzados a todos los niveles por el Papa Francisco. No se excluye la posibilidad de que Kerry pueda reunirse con el Papa en el Vaticano.

En la agenda de su reunión con Parolin, según reveló una nota del Departamento de Estado norteamericano, hay “cuestiones internacionales, incluidas la crisis humanitaria en Siria, la violencia en Ucrania y el diálogo en curso en Venezuela”.

Los coloquios en el Vaticano llegan en medio de la situación desesperante que se vive en Aleppo, mientras Estados Unidos y Rusia no llegan a un acuerdo.

ansa/r3