MISSOURI, ESTADOS UNIDOS.- En medio del caos de su campaña y en una actitud desafiante, Donald Trump arremetió contra los republicanos que le han retirado su apoyo y los llamó ”santurrones hipócritas”.

El candidato presidencial republicano también afirmó que podría intentar que el crucial debate del domingo en la noche con Hillary Clinton se convierta en un referéndum sobre el trato que el esposo de la demócrata da a las mujeres.

El magnate subirá al escenario del debate bajo una enorme presión. Incluso antes de que salieran a la luz los comentarios sexualmente ofensivos de Trump sobre las mujeres, su campaña venía en declive.

Sin embargo, la difusión de un video grabado en 2005 en que se escucha a Trump haciendo alarde de aprovechar su fama para ”hacer cualquiera cosa” a las mujeres, convenció a algunos republicanos de que el daño era irremediable.

Incluso los partidarios más leales de Trump se han visto en aprietos para defenderlo.

‘Son declaraciones que la verdad uno no quiere escuchar de nadie, muchos menos de un candidato presidencial”, declaró el domingo a la CNN Rudy Giuliani, el exalcalde de la ciudad de Nueva York. ”Me parece que hizo una apología total y completa. Posiblemente vuelva a hacerlo esta noche”.

Clinton ha guardado silencio al respecto desde la difusión del video el viernes, aunque su compañero de fórmula Tim Kaine acusó a Trump de incurrir en un ”patrón de conducta agresiva”.

”Creo que hay una pieza que falta al rompecabezas en Donald Trump en la que él no ve a las mujeres y las considera iguales a él mismo”, manifestó Kaine a la CNN.

El mensaje fue emitido luego de que al menos 43 líderes republicanos de alto perfil, entre los que se cuentan seis gobernadores, 11 senadores y 20 asambleístas, hubieran marcado públicamente su distancia respecto de la campaña de Trump. Algunos de ellos incluso pidieron su renuncia.

Los gobernadores republicanos que se distanciaron de Trump son: Robert Bentley (Alabama); Dennis Daugaard (Dakota del Sur); Gary Herbert (Utah); John Kasich (Ohio); Susana Martínez (Nuevo México) y Brian Sandoval (Nevada).

Entre los senadores destacan John McCain, de Arizona, quien fue el candidato presidencial republicano en 2008; John Thune, de Dakota del Sur y presidente de la Conferencia Republicana, y Mike Crapo, de Idaho, quien además pidió a Trump que renunciara a la campaña.

Quienes se han distanciado de Trump resaltan también cuatro exgobernadores republicanos, entre ellos Arnold Schwarzenegger, de California; así como la exsecretaria de Estado, Condoleezza Rice; y la exrival del magnate en las elecciones primarias, Carly Fiorina.

De acuerdo con un conteo del diario The New York Times, un total de 150 republicanos se han distanciado de Trump en algún momento de su campaña, ahuyentados por alguna de las muchas declaraciones incendiarias del candidato.

con información de agencias

jcrh