OAXACA.- En el Instituto Tecnológico de Tuxtepec (Ittux), se han dado a la tarea de desarrollar una botana con propiedades nutracéuticas benéficas para el consumo humano. Este trabajo, corre a cargo de Jesús Rodríguez Miranda, doctor especialista en bioquímica y ciencia de alimentos.

Su investigación se basa en semillas de calabaza (Cucurbita pepo) y maíz nixtamalizado (Zea mays). A partir de ellas, se desarrolló un alimento con alto contenido en ácidos grasos benéficos y proteínas que, en comparación con otros productos similares en el mercado, complementa la ingesta diaria de aminoácidos esenciales requerida por el organismo.

Usamos harina de semillas de calabaza precisamente porque aportan un alto contenido de lípidos a la mezcla, además de proteínas, lo que la hace mejor en comparación de otras botanas extrudidas”, indicó Jesús Rodríguez.

En el caso de la semilla de calabaza, enfatizó que entre sus propiedades se encuentran ácidos grasos como el oleico y linoleico, que ayudan a prevenir padecimientos cardiovasculares. Asimismo, contiene magnesio (Mg) y zinc (Zn), minerales esenciales para el cuerpo en la formación de huesos y dientes, regulación de glucosa en la sangre y cicatrización de heridas. Por otra parte, el maíz nixtamalizado contiene calcio (Ca), que auxilia en la coagulación sanguínea y funcionamiento del sistema nervioso.

Una de las ventajas de este alimento, es que no contiene conservadores, por lo que se alarga su vida en los anaqueles. Por otro lado, se buscó usar materias primas de la región y se estará orientando al consumo entre los niños, a fin de que figure como una alternativa saludable a la ingesta adecuada de nutrientes.

Para hacer posible la fabricación de esta botana, colaboraron especialistas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, el Instituto Tecnológico de Durango —también parte del Tecnm— y la Universidad del Papaloapan.

jcrh