MÉXICO.- El robo de gasolina, especialmente en Puebla, registra diariamente en promedio una pérdida de 15 mil barriles diarios de gasolinas (Premium, Diesel y Magna), el equivalente a dos millones 382 mil litros.

Debido a esto y con el fin cortar de tajo con esta actividad, Petróleos Mexicanos (Pemex), llevó a cabo la adquisición de equipo tecnológico israelí, el cual consiste de cámaras de seguridad para vigilar un radio de 24 kilómetros; además del sobrevuelo de un helicóptero durante el día con apoyo del Ejército y el uso de drones en la noche.

Uno de los puntos que más frecuentemente es objeto de robos, es el poliducto Minatitlán-México, el cual tiene una extensión de 600 kilómetros y abastece principalmente a la zona centro del país. En dicha zona, operan bandas de los llamados huachicoleros en los municipios de Quimixtlán, Tepeaca, Tecamachalco, Acatzingo y Palmar de Bravo.

Pemex también ha llevado a cabo la adquisición de camiones militares especiales, conocidos como Stalker y Tiger, también de fabricación israelí, para el combate al robo de gasolinas.

De acuerdo con expertos, el primero, viene equipado con una cámara con capacidad de vigilancia de hasta 24 kilómetros. Cuenta además con dos sistemas tecnológicos denominados Leak Lab y AVL, provistos de sensores electro-ópticos, radares de largo alcance y sistema GPS, mediante los cuales se observan las rutas por donde circulan los delincuentes.

El vehículo Stalker suministra la información necesaria para construir con precisión y en tiempo real la imagen del robo de la gasolina. En ese momento es cuando se despliegan los operativos de militares y elementos de Seguridad Física.

El camión militar Tiger recibe las señales en tiempo real del helicóptero y de los drones que sobrevuelan la zona.

jcrh