DAMASCO, SIRIA.- A toda la ola de tribulaciones que vienen afectando a la población de Siria, hay que sumar que, los niños están en riesgo de contraer enfermedades transmitidas a través del agua en Damasco, la capital de Siria donde 5. 5 millones de personas han tenido poco o nada de agua en dos semanas.

“Existe una gran preocupación sobre el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua entre niños”, dijo el portavoz de UNICEF Christophe Boulierac

Las dos fuentes principales de agua para la capital -Wadi Barada y Ain-el-Fijah- no funcionan por haber sido un “blanco deliberado”, de los conflictos dijo la ONU el 29 de diciembre, aunque declinó detallar cuál bando de la guerra civil fue el responsable.

Aunque algunos barrios pueden recibir hasta dos horas de agua cada tres o cuatro días, muchas personas se han volcado a comprar el líquido a vendedores irregulares, sin garantías sobre la calidad y a más del doble del precio normal.

Jan Egeland, el asesor de ayuda humanitaria del enviado de la ONU para Siria, dijo que negarle agua a las personas o sabotear deliberadamente los suministros era un crimen de guerra.

El portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tarik Jasarevic, dijo que reparar las instalaciones de suministro de agua tomaría al menos cuatro días, o probablemente más. Boulierac afirmó que los niños en Damasco cargaban con la dura tarea de recoger agua para sus familias.

UNICEF ha suministrado generadores para bombear agua y entrega 15.000 litros diarios de combustible a 3,5 millones de personas con 200.000 metros cúbicos de agua potable por día.

jcrh