MÉXICO.- Una encuesta telefónica a nivel nacional, llevada a cabo por BGC-Excélsior, indica que en México el ejército recibe un reconocimiento de la sociedad menor al que merecen por su labor contra las bandas criminales.

La emboscada sufrida por un convoy militar en Sinaloa genera la impresión de que existen cárteles del crimen organizado más poderosos que el Ejército. Sin embargo, el ataque referido dista de ser percibido como algo inusual por el grado de violencia ejercido.

Tras este hecho, se tiende a creer más que ya hay cárteles con mayor capacidad de combate que el Ejército (50%). Inclusive, predomina la creencia popular de que en los enfrentamientos entre militares y miembros del crimen organizado, estos últimos suelen ser los mejor librados (los criminales salen ganando, 46%)

La población enterada de la emboscada comúnmente no la percibe como algo fuera de lo usual en este tipo de eventualidades. La mayoría considera que este ataque sufrido por militares en Sinaloa fue igual de violento que los que generalmente ocurren entre el Ejército y las bandas criminales en el país (57%). Sólo un tercio estima que ha sido una de las agresiones más violentas que ha habido en los últimos años. De hecho, se piensa que este tipo de embates del crimen organizado son algo o muy frecuentes (71%).

El ataque a militares en Sinaloa genera sentimientos negativos entre la enorme mayoría de los entrevistados, particularmente de temor, preocupación e inseguridad, así como de enojo y molestia, reacciones que también se cree tiene el grueso de la población. Comparado con otros sucesos violentos en el país en tiempos recientes, el enojo causado por saber de este suceso está menos extendido que en el caso de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa e igual de extendido que el provocado por el enfrentamiento entre policías y manifestantes en Nochixtlán.

Prevalece ligeramente más la percepción de que al Ejército socialmente se le da menos reconocimiento del debido por su labor contra el crimen organizado (45% contra 37% que cree que se le da el justo reconocimiento que merece).

La referida emboscada ocurre en un momento en el que la percepción de capacidad de los miembros del Ejército para enfrentar a los grupos del crimen organizado se divide entre quienes los perciben medianamente preparados (43%) y quienes los ven altamente preparados (35%) (gráfica 7). En este sentido sólo son superados en esa apreciación social por los elementos de la Marina.

La percepción de poco o nulo éxito de los gobiernos federal y estatales en la lucha contra el crimen organizado alcanza su punto más alto en lo que va del sexenio del presidente Peña Nieto (88%). Como reflejo, repunta significativamente la creencia de que la administración peñista ha sido rebasada por las bandas criminales (77%).

con información de BGC-Excélsior